Sin justicia: A un mes del robo de 233 reses en la finca Los Jobos en Machiques de Perijá

El presidente de Fegalago, Gerado Ávila, denunció que los dueños de la finca Los Jobos, ubicada en Machiques de Perijá, víctimas del abigeato, aún no han recibido respuesta de las autoridades sobre el robo de sus 233 reses el pasado 25 de febrero.

Redacción Vida Agro

«Hoy la Hacienda «Los Jobos» ha dejado de producir en 1 mes, más de 13 mil litros de gracias a un pequeño grupo de delincuentes que se apropiaron indebidamente de lo ajeno. A la fecha, no hay un solo responsable aprehendido (4:31 PM)», escribió Ávila en su cuenta en Twitter el domingo 25 de marzo.

La hacienda Los Jobos quedó en cero producción con el robo de la totalidad de sus reses, apenas unos becerros quedaron en su inventario tras escaparse en el momento del suceso que se registró el pasado 24 de febrero cuando 18 hombres, algunos con capuchas, con armas largas y cortas sometieron a los trabajadores. Llegaron a las 9.00 de la noche y amarraron a los cinco trabajadores de la finca.

Se llevaron todo. Los animales, la comida de los trabajadores y la platica que habían cobrado por la semana”, contó Jesús Trujillo, copropietario del fundo afectado Los Jobos, quien recalcó que no es la primera vez que le pasa una situación como esta. A Trujillo los yucpas le invadieron otra finca que tenía.

El fundo producía 430 litros diarios de leche y al año colocaba al menos 80 novillos en mataderos.

Trujillo afirmó el pasado 9 de marzo que las autoridades de seguridad tenían ubicado el rebaño. «En el sector El Toromo en la Sierra de Perijá, dentro de la zona de demarcación indígena, están las 233 cabezas de ganado –valoradas en 100 mil millones de bolívares- que fueron robadas el pasado 24 de febrero de la hacienda Los Jobos; pero, por tratarse de un territorio yucpa los cuerpos de seguridad no actúan».

“Por el rastro que deja el rebaño dimos con la ubicación, pero cuando el Ejército fue, el grupo de yucpas los atacó y golpeó con piedras y palos. Los funcionarios, pese a estar armados, no hicieron nada porque la orden que tienen es no levantar armas contra ellos. Desde allí todo se paralizó, y dicen que hacen una presión a través de los líderes de la comunidad para que con su mediación logren rescatar el ganado”, contó en una rueda de prensa en la sede de la Federación de Ganaderos de la Cuenca del Lago (Fegalago).

 

Share