Se disparan los precios de los insumos para la ganadería

Un filtro de aceite para vehículos y maquinaria que costaba tres mil bolívares, esta semana se comercializa entre nueve mil y 14 mil bolívares, un salto de 367%.

Comer carne y leche será un lujo si la estructura de costos en las fincas se mantiene en aumento generalizado por los efectos del incremento de la tasa del dólar no oficial, moneda con la que se cotizan las importaciones de bienes en el exterior, así lo reseñó el diario La Verdad en su edición de este miércoles.

La entrada escandalosa de los precios inició con los repuestos de las maquinarias. “Esta semana ha sido muy fuerte porque todos nuestros insumos llegan con una divisa sin control. Si el Estado Venezolano liquidara dólares, eso no tuviera impacto sobre los consumidores”, alertó Armando Chacín, presidente de Fegalago.

Un filtro de aceite para vehículos y maquinaria que costaba tres mil bolívares, esta semana se comercializa entre nueve mil y 14 mil bolívares, un salto de 367%, aseguró Chacín.

Chacín resaltó que un frasco de 50 dosis para control de aftosa rondaba el precio de 480 bolívares. Trepó a 31 mil y 41 bolívares, lo que pone en riesgo asegurar el plan sanitario de las reses. “Todo nuestros insumos son importados y se manejan a una divisa incontrolable que afecta los costos”.

El impacto que significa la inflación para los gastos no necesariamente, según Chacín, supone trasladar el giro al precio de los productos. “Lo peor es que estamos por debajo de 12 centavos de dólar para la leche y por debajo de 50 centavos para la carne. No tenemos poder adquisitivo sintiéndose el problema en la baja de la producción”.

Leonardo Figueroa Merchán, presidente de Asogata, coincidió en las consecuencias y recalcó que “en Táchira todo está dolarizado, hasta la gasolina” pese a ser producción nacional. La cuota de 45 litros fijada en seis veces al mes “no alcanza” para los traslados continuos a los predios y búsquedas de repuestos y medicamentos para los animales. La cobertura de la carga de gasolina se acaba en dos semanas y los siguientes días tiene que surtirse en las bombas internacionales, elevando los costos de movilización”.

Los productores andinos registran el alza en gastos directos en rubros para la salud de los bovinos. “Un ejemplo está en el desparasitante, un frasco de 500 centímetros cúbicos que costaba ocho mil y 10 mil bolívares, ya está a 60, 70 mil bolívares”.

⊃ Redacción Vida Agro

Share