Productores de papa del sur de Mérida contra la pared: Tienen semilla; pero no fertilizantes para sembrar

30 millones de bolívares les están pidiendo a los productores de papa del sur de Mérida por un saco de fertilizantes.

Sirlene Araujo

Contra la pared. Así están los productores de papa del estado Mérida, pues si bien tienen semillas para sembrar, no cuentan con los fertilizantes necesarios.

 “No sabemos en qué va a parar todo esto, con estos precios tan absurdos y groseros. Nosotros contamos con 2.000 sacos de semilla de en los silos del Pico el Águila, pero no contamos con sacos de abono”, afirmó a Vida Agro un productor de papa merideño.

Manifestó con preocupación que “hay menos del 50% de la siembra de papa del año pasado. Este ha sido el año más crítico para los productores de papas de los pueblos del sur del estado Mérida. No hay nada de insumos y el poco que se consigue a precios inalcanzables”.

El agricultor denunció que “los precios de los fertilizantes químicos 15 15 15 o conocido como triple 15, el 16-16-16 y el 10-20-20 están aquí en Mérida en 30 millones de bolívares el saco,  el poco que hay, y después el Gobierno  se queja por los precios de las cosechas”.

El productor recordó que “hace 22 días el abono más caro que se encontraba era de 8 millones que entraba por Colombia de contrabando. Y ahora este que viene directo de Pequiven lo venden en 30 millones”.

Una hectárea de papa requiere entre 35 a 40 sacos de fertilizantes, según precisó otro productor consultado, lo que se traduce en mil 200 millones de bolívares el costo de una hectárea de papa en Venezuela actualmente. Un aumento de 150% en menos de dos meses. En abril pasado, según cifras del director de Fedeagro, Gerson Pabón, producir una hectárea de papa costaba 480 millones de bolívares

Los pequeños productores no van a poder sembrar ni una hectárea y los insumos por las nubes. No hay ni un litro del glifosan y quien lo tiene está pidiendo  8 millones de bolívares”, precisó el productor.

El productor advirtió que si no hay suministro de insumos y fertilizantes el kilo de papa al consumidor fácil superará el millón de bolívares.

“En estos momentos, aquí en el campo, se está cotizando Bs. 650 mil a 700 el kilo de papa al productor, imagínese al consumidor. Si un flete en un 1.721 a Caracas sale en 300 millones de bolívares y eso hace que los costos se eleven”.

Producción de papa en caída

El director de Hortalizas de Fedeagro, Gerson Pabón, dijo el pasado mes de abril que en lo que va de 2018  Chirgua, estado Carabobo, y en las localidades de Sanare, Guarico, Anzoátegui, Villanueva, Humocaro Alto y Humocaro Bajo del estado Lara, “que son las zonas que abastecen al país en los tres primeros meses del año, no llegaron a producir ni 5%, cuando antes, en buenas épocas de cosecha (2011, 2012 y 2013), la producción era de 70% en esas regiones”.

Afirmó que el acopio de semillas de papa es “casi nulo” y que desde 2014 no cuentan con las certificadas por parte de Agropatria ni de ninguna otra empresa debido a que el Estado no les adjudicó más divisas. “Lo que tenemos es la poca semilla que se compra en Colombia. También es completamente nula la adquisición de fertilizantes. Por eso los paperos no siembran lo suficiente y tampoco pueden arriesgarse a hacerlo”, afirmó.

Precisó que en 2011, 2012 y 2013 se cosecharon, en promedio, 600.000 toneladas anuales de papa en 25.000 hectáreas en todo el país. “En ese entonces se trajeron de Canadá semillas certificadas de buena calidad que dieron buenos resultados.

Después de 2013 los productores de papa han cerrado cada año con cifras de producción cada vez más bajas. “En 2017 la siembra no llegó a 7.000 hectáreas ni se logró producir 168.000 toneladas”, apuntó.

“Para el rubro hortalizas, raíces y tubérculos se estima que en la actualidad en el país sólo se siembra el 25 % de las 230.000 hectáreas tradicionalmente establecidas, por disponer tan sólo del 3 % de la semilla necesaria. Específicamente en papa, hemos caído de una superficie promedio por sobre las 30.000 hectáreas anuales entre los años 2011 y 2015, a entre 4.000 a 6.000 hectáreas en el 2017”, precisa el exdecano de la Facultad de Agronomía, Werner Gutiérrez.

El profesor agrega: “Se estima entonces que ante la crítica situación de escasez de semillas, fertilizantes y agroquímicos en el mercado nacional el déficit del tubérculo podría alcanzar el 85.0 % al cierre del 2018, es decir, no hay papa para tanta gente“.

 

 

Share