OPINIÓN | ¿Sabías que la absorción de iones puede acidificar o alcalinizar la rizósfera?, por Pedro Raúl Solórzano

Las plantas, para su nutrición, absorben nutrientes fundamentalmente en formas iónicas, aniones y cationes, tales como NO3, SO4=, HPO4=, H2PO4, Cl, MoO4=, NH4+, K+, Ca++, Mg++.

Pedro Raúl Solórzano

Esta absorción puede ser equitativa entre aniones y cationes para mantener un balance de cargas en las células de la raíz; sin embargo, normalmente ocurre que de acuerdo a los balances nutritivos en la solución del suelo, la planta puede absorber mayor cantidad de uno u otro tipo de iones. Este desbalance en la absorción entre aniones y cationes, causa que los excesos de alguno de ellos que puedan ingresar a las células de la raíz, para mantener el balance interno de cargas, se absorban en intercambio con iones de igual carga que son expulsados del interior de la planta a la rizósfera. Así, los excesos de cationes en relación a aniones se absorben en intercambio con iones H+, que son expulsados hacia el exterior, causando acidificación de la rizósfera. Cuando ocurre exceso en la absorción de aniones en relación a cationes, esos excesos se absorben en intercambio con iones OH y HCO3, causando incrementos en el pH de la rizósfera.

La absorción de nitrógeno por parte de las plantas es una de las principales causas de que ocurran desbalances en la absorción de aniones y cationes, por dos razones fundamentales. Una se refiere a que las plantas absorben grandes cantidades de N, que es un macronutriente, señalándose que la mayoría de los cultivos acumulan en sus tejidos más de 100 kg de N/ha durante un ciclo y, en algunos casos, este valor puede superar los 300 kg de N/ha. La otra razón, es que el nitrógeno es el único nutriente esencial que es absorbido por las raíces de las plantas tanto en forma aniónica (nitrato, NO3) como catiónica (amonio, NH4+).

Con el clima predominante en las zonas tropicales y con condiciones de buen drenaje, en los suelos tiende a acumularse poco amonio (NH4+) ya que rápidamente se nitrifica, es decir, se transforma en nitrato (NO3), causando que en general las plantas tengan a disposición mayores cantidades de nitrato que de amonio. Por otro lado, bajo condiciones de pobre aireación del suelo, el amonio viene a ser la principal fuente de N disponible para las plantas, tal como ocurre en el cultivo de arroz bajo inundación y algunos pastos.

Otro factor que favorece la absorción de la forma nítrica sobre la amónica, es que los nitratos tienen gran movilidad en el suelo, desplazándose por el mecanismo de convección o flujo de masas debido a que su concentración en la solución del suelo puede ser muy alta, lo que favorece que pueda alcanzar los sitios de absorción de nutrientes en el sistema radical de las plantas más fácilmente que el amonio. Esta situación también implica, que las pérdidas de nitrato por lavado pueden ser considerables si las condiciones de suelo y clima propician el movimiento de elevados volúmenes de agua a través del perfil del suelo. El amonio por su parte, debido a su naturaleza catiónica, tiende a ser adsorbido o retenido por la fracción coloidal del suelo, disminuyendo su concentración en la solución del suelo, y por lo tanto, tiende a ser menos móvil que el nitrato. Ese mismo fenómeno de adsorción hace que el amonio tienda a perderse poco por lavado, aunque en suelos de tendencia arenosa, con baja capacidad de intercambio catiónico (CIC), su lavado puede ser muy significativo.

Los cambios de pH a nivel de la rizósfera, causados por una absorción desbalanceada de aniones y cationes, que es la porción de suelo más íntimamente ligada a las raíces de las plantas, pueden modificar la disponibilidad de otros nutrientes según éstos sean más o menos aprovechables en condiciones de acidez o de alcalinidad, así como también, pueden afectar profundamente la actividad biológica en este sector de la raíz, tan importante para la nutrición vegetal.

Recordemos que: SIN FERTILIZANTES es imposible producir la cantidad de alimentos que necesitamos para satisfacer los requerimientos de la población.

*Investigador, profesor universitario y consultor agrícola pedroraulsolorzano@yahoo.com

Share