OPINIÓN | Las 300.000 hectáreas de soya en 2018 es otro anuncio demagógico, por Pedro Raúl Solórzano

Durante varias décadas se ha estado insistiendo en que Venezuela consume 800.000 toneladas de soya al año, luego 1.000.000 de toneladas y ahora 1.400.000 toneladas, para ir cubriendo las necesidades crecientes de las industrias avícola y porcina.

Pedro Raúl Solórzano 

También se ha planteado la necesidad de ir sembrando progresivamente esta maravillosa planta hasta llegar a unas 700.000 hectáreas, que con un rendimiento promedio de 2.000 kg/ha pueda cubrir el consumo interno. Eso, además de evitar la importación de un grano que podemos producir, favorece la sanidad y la fertilidad de los suelos, al incorporar esta planta en programas de rotación de cultivos.

Han pasado los años y seguimos sin producir suficiente soya, a pesar de que hemos desarrollado una tecnología adecuada, tenemos variedades nacionales de amplia adaptación a las diferentes regiones agrícolas, tenemos agricultores que han ido mejorando su conocimiento para la producción, hay algunas industrias para el procesamiento del grano en cuanto a la extracción del aceite. Tuvimos una gran oportunidad durante este incapaz gobierno bolivariano de arrancar en grande con este cultivo, cuando se instaló en las cercanías de El Tigre, estado Anzoátegui, un moderno complejo agroindustrial para la siembra y procesamiento de soya, y para que sirviera como un modelo para la extensión del cultivo en la región. Eso se inundó de dinero y, como todos los proyectos de este régimen, se puede decir que todo está perdido.

Cuando en Venezuela había dinero y en general todos los recursos para el desarrollo de la soya, cuando empresas privadas, instituciones oficiales, universidades, agricultores y técnicos se propusieron a sembrar soya en grandes extensiones, nunca se llegó ni siquiera a sembrar 50.000 hectáreas en un año. Pero esta semana ha salido una noticia oficial, en boca del militar que está al frente del Ministerio de Agricultura durante la Edición 74 del programa Cultivando Patria, que “Venezuela sembrará 300.000 hectáreas de soya en 2018. Es el objetivo de siembra de soya que tiene planificado el gobierno bolivariano para 2018”. Además anunció que “están llegando al país 1.750.000 kg de semillas para 35.000 ha, para reproducirla y luego sembrar 300.000 ha, necesarias como resultado del crecimiento del sector avícola”.

Sinceramente, no sé qué decir. Veamos:

Estamos en la segunda quincena de febrero, viene la temporada de secano durante la cual no se recomienda realizar siembras para producir semillas de soya, debido a lo delicado de estos granos ante las condiciones que imperan en la temporada de lluvias. Quizás lo mejor sea sembrar esas 35.000 ha con fines comerciales, y con suficiente anticipación seleccionar variedades posibles para multiplicar bajo riego a finales de este año, de tal manera que se disponga de la semilla adecuada para un programa comercial más grande el año 2019. Las variedades a seleccionar son aquellos cultivares desarrollados en el país con suficiente evaluación de sus cualidades, y variedades foráneas de reconocida adaptabilidad en nuestras regiones agrícolas.

Esa semilla que el ente oficial informó que ya estaba llegando al país, ¿de dónde viene? ¿es semilla certificada? ¿cuál o cuáles variedades son? Esas son respuestas que deben conocer los agricultores que se vayan a embarcar en este programa. Además, si ya la semilla está llegando al país ¿dónde y bajo qué condiciones la están almacenando hasta que llegue la fecha de siembra? Recordemos que esta semilla es muy delicada y pierde su calidad de germinación y vigor muy fácilmente, si no se almacena bajo condiciones adecuadas y controladas de humedad y temperatura.

-Ya está definido qué vamos a sembrar, lo cual es 35.000 ha de soya. Ahora hay que definir dónde, cuándo, con quien y con qué vamos a sembrar. Por ejemplo, ¿hay suficiente inoculante, de buena calidad y debidamente almacenado? ¿los fertilizantes a base de fósforo y especialmente potasio, ya están disponibles? Porque para esas 35.000 ha se requieren al menos 14.000 toneladas de fertilizantes. ¿Maquinarias y equipos están listos? ¿la infraestructura para recepción y acondicionamiento del grano está en orden? ¿las plantas para procesar los granos, sean para semillas o para extracción del aceite, están disponibles? ¿los demás insumos como herbicidas, insecticidas y otros, están disponibles?

Como conclusión, lo de 300.000 ha de soya en 2018 es otro anuncio demagógico del gobierno bolivariano y, ojalá, que con la disposición y recursos de los agricultores, quienes no quieren dejar que la soya vuelva a fracasar, se logre al menos llevar a un final exitoso la siembra de esas 35.000 ha de soya.

Recordemos que: SIN FERTILIZANTES es imposible producir la cantidad de alimentos que necesitamos para satisfacer los requerimientos de la población.

Investigador, profesor universitario y consultor agrícola.

pedroraulsolorzano@yahoo.com

Share