OPINIÓN | Hiperinflación, escasez, frutas y verduras, por Yiorman Contreras

Para lo que va de 2018, periodo del 7 de enero al 9 de julio, la variación en los precios agrícolas ha sido del 3.544%, es decir, que lo que podría haber costado 1.000 bs en enero para este mes de julio estará en 36.437 bs.

Yiorman Contreras

Los grandes estudiosos de la ciencia económica, especialmente los que se han dedicado a estudiar los procesos inflacionarios o hiperinflacionarios, como el que actualmente está socavando la economía venezolana, han estado de acuerdo en concluir que la Inflación es estrictamente un problema monetario, en términos sencillos, mucho dinero en la calle con el que no se compra nada o casi nada; aunque para nuestro caso, es mejor decir mucho dinero en bancos porque dinero en efectivo no hay, con el que igual no se compra nada.

No hay sector económico que se salve de este maleficio, en especial el sector agrícola, por muchos años subsidiado, pero en esta realidad Venezolana totalmente desamparado, desprovisto de cualquier ayuda oficial que permita la recuperación de este importante sector y peor aún como dice el refrán popular “ni lavan ni prestan la batea”, en relación al Gobierno venezolano que se cree productor de todo pero que no fabrica nada, más que pobreza, escasez y desesperanza.

Tomando como referencia los precios transados en un gran mercado mayorista al que llamamos en la zona andina, la Bolsa Agrícola, ubicada en La Grita, catalogada como la ciudad del Espíritu Santo y donde se encuentra la imagen del gran protector del Táchira y Venezuela, el milagroso Santo Cristo de La Grita; se pudo constatar aplicando un poco de lógica económica y matemática el gran descalabro de producción y precios por la que atraviesa la nación.

La variación de precios en las frutas y verduras, tomando como referencia 46 productos agrícolas, para el periodo anualizado del 7 de julio 2017 al 8 de julio 2018, no es nada alentador, siendo del 48.478 %; es decir, que si alguna fruta o verdura que costaba 1.000 bs por el mes de julio 2017, actualmente tiene un costo de 485.782 bs; esto no solamente acaba con cualquier salario, sino que no hay salario que sea suficiente para mantener este aumento desproporcionado en los precios, asi se quiera dar “Bonos” por doquier, no hay bono, ni sueldo que lo aguante.

Para lo que va de 2018, periodo del 7 de enero al 9 de julio, la variación en los precios agrícolas ha sido del 3.544%, es decir, que lo que podría haber costado 1.000 bs en enero para este mes de julio estará en 36.437 bs.

Lo fundamental de este análisis además de preocuparnos, es ocuparnos de entender lo que provoca una desordenada política fiscal, monetaria y cambiaria, donde los controles gubernamentales y expropiaciones terminan por acabar con un sector económico de gran impacto social, empleador de una gran masa laboral, proveedor de alimentos para consumo humano y materias primas para el sector industrial, llevando consigo a toda la población al más bajo estrato social, pobreza.

El cambio no son más “controles”, “subsidios”, ni “regalos”; sino plena libertad económica.

Economista
yiormanc@gmail.com
twitter: @Yiorman
Instagram: @YiormanContreras

Share