OPINIÓN | Comunismo es hambre, por Pedro Piñate

En 2005 recuerdo escribí que “el plato vacío no es lo mismo que lleno. Para llenarlo es mucho el trabajo de nuestros productores del campo que día a día, sin descanso, con su esfuerzo e inversión productiva, abastecen los mercados con sus cosechas.

Pedro Piñate

Decía que “es inaceptable que desde el Ministerio de Agricultura y Tierras – MAT,  el Instituto Nacional de Tierras – INTI, ciertos gobiernos regionales y hasta la Asamblea Nacional, se perjudique con un falso agrarismo el trabajo que realizan nuestros productores para llenar el plato de todos los venezolanos”.

También señalé que “si a las dificultades que les imponen estas instituciones a nuestros productores, se le suman las de las limitaciones del trópico últimamente inclemente, no es difícil prever que la producción nacional agropecuaria no se dará pronto abasto para llenar ni siquiera la mitad del plato que hoy todavía llena. Tampoco que con menor producción y oferta interna, las importaciones y los precios de los alimentos aumentarán, con lo que el consumo de alimentos seguirá disminuyendo, comprometiéndose la nutrición de los venezolanos, especialmente de los más pobres y vulnerables”.

No nos equivocamos y hoy en 2018 en medio de la crisis humanitaria por la escasez de alimentos y el hambre resultante, es de recordar que “el plato vacío tendrá que reclamárselo el pueblo entonces, no a los productores que estoicos hoy continúan en sus labores, sino aquellos que desde las instituciones  que deberían más bien ayudarlos, hoy los afectan debido a la equivocada política agraria y la de puertos.

Del por qué de los oídos sordos oficiales, la respuesta se encuentra en la dominación Castro-comunista de Venezuela y los venezolanos que por 19 años seguidos continúa anticonstitucionalmente. Así la ruina de la nación, el empobrecimiento de la población y el hambre que atenaza, no son casuales. Durante casi dos décadas, Cuba principalmente y otros regímenes comunistas, han sido sostenidos antipatrióticamente con miles de millones de petrodólares y otras riquezas de Venezuela.

Mientras la crisis humanitaria  acaba con los venezolanos. Por eso el éxodo diario de miles de compatriotas desesperados huyendo del comunismo y el plato vacío. Quienes nos quedamos, solo resteados y luchando saldremos pronto de ellos, o de comunismo y hambre, sin patria moriremos.

Share