La guerra de cifras agrícolas declarada

En el país abundan las cifras. El Gobierno tiene para todo; pero no difunde oficialmente  los indicadores de la inflación, el PIB ni la balanza de pagos desde hace dos años, no reporta las cifras de producción agrícola desde el 2007 y tampoco el Instituto Nacional de Estadísticas da los números del comercio exterior y de consumo de alimentos en Venezuela. 

Sirlene Araujo

El campo no escapa de ello y se enfrenta a una  guerra de cifras agrícolas declarada por el Gobierno. Por un lado, el ministro de Agricultura Wilmar Castro Soteldo, aseguró durante su programa Cultivando patria desde el estado Miranda de este domingo, que el Ejecutivo ha distribuido insumos para 715 mil hectáreas de maíz (entre blanco y amarillo) como parte del plan de siembra de este año. 


“A pesar de las enormes dificultades que hemos tenido para la siembra de este año, hemos distribuido insumos, solo en el caso de cereales, para 715 mil hectáreas de maíz entre blanco y amarillo”, afirmó. 

Sin embargo, estas cifras contrastan con las ofrecidas recientemente por el principal gremio agrícola privado del país, Fedeagro, que concentra el 80% de la producción nacional de cereales, según el propio ministro Castro Soteldo ha reconocido.

El gremio  afirmó que en el ciclo de invierno que acaba de terminar las asociaciones y productores agrupadas a Fedeagro lograron sembrar apenas unas 88 mil hectáreas en el occidente del país, de las casi 280 mil hectáreas programadas para este ciclo, por falta de insumos agrícolas como semillas y fertilizantes.

Lee: Fedeagro: “Culminó época de siembra y apenas sembramos un 30% de lo programado”

El agro venezolano está viviendo su peor momento en décadas, pero el Gobierno no lo reconoce y en cambio asegura que el país estará bien en cereales este año y que el próximo no tendrá necesidad de importar.

Lee: Lo que dijo el ministro Wilmar Castro Soteldo sobre la siembra de cereales de este año (+TUITS)

El ministro agregó que la cifra de 715 mil hectáreas equivale a unos 835 mil sacos de ese rubro de “buena semilla”. 

Pero, el presidente de Fedeagro, Aquiles Hopkins, ofrece  otras cifras. “La disponibilidad de semilla de maíz para el mes de mayo era de 580.000 sacos, de este total nuestras asociaciones que producen el 80% del maíz a nivel nacional, solo han recibido un 22% (100.000 sacos), el otro 78% se distribuyó a programas públicos y a particulares más conocidos como intermediarios que como productores”.

De acuerdo con Castro Soteldo, la mejor cosecha de maíz que registra el país en los últimos 10 años es la de 2008 con alrededor de 836 mil hectáreas, aseveró Castro Soteldo, quien sostuvo que el Ministerio cuenta con el registro de quiénes han recibido los insumos en 2017.

En tanto, Fedeagro calificó este año como el peor en muchos años y declaró que Venezuela vive una emergencia agroalimentaria.

Lee: ALERTA: Fedeagro declara emergencia agroalimentaria: “El año agrícola está virtualmente perdido”

En cuanto a la producción de semillas,  el  presidente del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (Inia), Juan Pablo Buenaño , indicó que tienen 85% del requerimiento de las semillas fundación producidas en el país. “A la fecha contamos con 114% del requerimiento en semillas registradas de maíz en variedades Inia 7 y S7”, dijo. Estiman incorporar 25% a los inventarios de semillas certificadas para la producción del próximo ciclo, fundamentalmente de maíz amarillo. 

Buenaño celebró que cuentan con 100% de semillas genéticas en rubros como la cebolla, el pimentón y el tomate.


Al respecto, Fedeagro ha señalado que la producción de semillas de hortalizas ha caído un 75%, pues las semillas llevan un año sin entrar al país. Asimismo, los productores han denunciado que no encuentran semilla certificada, y la que se encuentra  no germina. Solo en pimentn, la Asociación Nacional de Semillas (Avensem) dijo recientemente que se cuenta con 0,4%, es decir, el inventario está en cero.

Lee también: ¡Cuidado con la semilla que compre! Semillas no certificadas están llenando el mercado

La producción agrícola este año 2017 no es para nada alentador, pronósticos reservados estiman una caída de no menos de 50%, pese a que el Gobierno asegure todo lo contrario. Basta con salir al mercado para confirmarlo. La escasez, el desabastecimiento y el hambre se incrementarán, así como los precios de los pocos rubros que se conseguirán.

Lee también: OPINIÓN | Se avizoran más períodos de ansiedad y hambre para todos, por Andrew Torres

Share

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.