Jefe de Desarrollo Agrícola de Nestlé: “El mayor rubro que compramos es maíz y hasta ahora se ha capitalizado el 50%”

El jefe de Desarrollo Agrícola de Nestlé Venezuela, Oscar Pérez, informó a Vida Agro que las metas para este 2017 es lograr “38 mil toneladas. Hasta ahora llevamos 75% de cumplimiento”.

Sirlene Araujo/ Caracas⊃ Enviada Especial

De esos rubros, precisó Pérez, “el mayor rubro que compramos es maíz, y hasta ahora llevamos el 50% de maíz capitalizado. Estamos ahorita en plena recepción para cerrar el 100% año de todas las necesidades que tenemos como compañía”.

Resaltó que en la actualidad “tenemos 138 agricultores aliados y trabajamos para impulsar 38 rubros agrícolas”.

“Hay rubros que estaban siendo importados, y ahora los estamos localizando, como el trigo, hay empresas que nos han entregado harina de trigo, también el sorgo y la soya los estamos desarrollando en el país”, explicó.

El jefe de Desarrollo Agrícola de Nestlé Venezuela, Oscar Pérez, informó a Vida Agro que las metas para este 2017 es lograr “38 mil toneladas”.

Pérez adelantó que vendrán nuevos proyectos con la auyama y cebolla que “eran antes importados y ahora se harán en el país”.

Sobre el trigo nacional indicó que “en la Mesa de Guanipa hay un proyecto que estaremos visitando para validar cómo es el desarrollo. Hasta ahora no hemos hecho contacto con ellos, nos dicen que es un proyecto muy interesante y queremos sumarnos a ellos”.

“Tenemos un equipo agrícola que su misión es mejorar el estilo de vida de los agricultores en el sentido que buscamos desarrollar  a los agricultores de manera integral, es decir, no solamente al agricultor sino a la gente, su entorno, a su comunidad”, dijo el jefe de Desarrollo Agrícola de Nestlé Venezuela.

Resaltó que “tenemos unos pilares fundamentales que nos llevan a una agricultura sostenible y esos pilares van enfocados en el impacto ambiental, social y económico. Cada uno de estos pilares  son importantes para nosotros, y el más importante es el impacto social. Generamos  valor agregado a nuestros agricultores del campo para que ellos y sus familias puedan tener una mejor calidad de vida.

Pérez recordó que como empresa alimenticia, que en el mayor porciento es de alimento para niños, “necesitamos tener unos estándares de calidad altos, no solamente nacional sino global. Tratamos de concienciar y flexibilizar al agricultor para que nos entregue una materia prima de alta calidad, es un trabajo arduo, y por eso nos llamamos Desarrollo Agrícola, porque la idea es desarrollar, acompañar al agricultor para que te entregue un  rubro agrícola bajos los estándares de especificaciones de Nestlé.  Nuestra apertura hacia ellos ha sido bastante importante, tanto para ellos como para nosotros, pues no solo damos un valor agregado de compra, sino también un valor de desarrollo para los agricultores”.

Al respecto, Ender Robles, especialista de Desarrollo Industrial, que contempla los rubros de Nutrición Infantil (Nestum, colados Gerber y postres), explicó que desde hace tres años Nestlé tiene un desarrollo con  los rubros de frutales para pulpa congelada en la zona de Mérida.

“Trabajo con los productores de cambur de la zona baja, con los productores de lechosa de la zona del Sur del Lago de Maracaibo, todo enmarcado en buenas prácticas agrícolas y en todos los requerimientos que debemos cumplir para que un producto sea apto para la alimentación infantil, sin uso indiscriminado delos pesticidas o agroquímicos  que afecten la inocuidad y calidad de los alimentos infantiles.

Ender Robles, coordinador nacional de Desarrollo Agrícola para rubros de Nutrición Infantil (Nestum, colados Gerber y postres), explica el proceso de despulpado de la fruta.

Detalló que también trabaja con “productores de guayaba, y jugo de naranja y piña concentrado. Hasta ahora contamos con 25 productores de cambur, siete de lechosa y tres de guayaba. Claro, esto va creciendo, pues  inicialmente vamos a empezar con volúmenes muy pequeños, cuando empecemos con el trabajo y el productor agrícola vea la necesidad de vender su productos sin el intermediario , y vea los beneficios que nosotros como empresas les ofrecemos para producir un alimento de calidad, esto se va a  ir incrementando”.

“Adicional, nosotros estamos viendo la necesidad no solamente de suplir el mercado nacional, sino también de darle cabida al producto nuestro en los mercados internacionales”, afirmó.

 

Sobre el trabajo que hace su coordinación, Robles explicó que “inicialmente realizamos la visita, y luego hacemos una auditoría de campo. Los productores tienen que cumplir con un proyecto nuestro que se llama Saturday, que tiene que ver con  todo el manejo responsable de todos los productos, desde la semilla hasta que cosechan sus productos, respetando las directrices que le damos para que el producto sea seguro para los bebés”.

Nosotros supervisamos toda la cadena de valor, en el campo desde la semilla, preparación de semilla,  hasta que nos entregan la fruta con la calidad requerida para poder hacer la pulpa. Luego, en la agroindustria supervisamos el proceso completo para que nos entreguen una pulpa de fruta que es la materia prima para elaborar los colados o postres”.

Robles destacó que están aliados con la Universidad de Los Andes (ULA) y la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (Ucla).

“Actualmente tenemos un diplomado de Calidad e Inocuidad en Mérida, con la ULA, para nuestros productores agrícolas y nuestros proveedores agroindustriales, en el que enseñamos todo el manejo de nuestros productos con un sistema que se llama Haccp (en español Análisis de Riesgo y Puntos Críticos de Control)  que asegura cubrir todos los peligros que pueden haber dentro de los procesos de producción de los rubros, y con esto  minimizamos o mitigamos los riesgos que nos puedan causar algunos problemas o desviaciones dentro del proceso nuestro”.

El coordinador nacional de Desarrollo Agrícola para rubros de Nutrición Infantil señaló que “la meta para este 2017 es de aproximadamente 150 toneladas de productos terminado, de pulpa,  que en algunos rubros es el 50% y en otros 75%, estaríamos hablando entre 350 a 400 toneladas para procesar. El próximo año es con todo, los números nos hablan de 250 toneladas de producto terminado al mes, lo que representa unas 500 a 600 toneladas de fruta fresca para procesar”.

 

Share