Ganaderos trujillanos no escapan a los robos de reses

Los ganaderos de Butaque, municipio Pampanito, afirman que constantemente son víctimas de ataques. El mes pasado contabilizaron más de 10 robos de animales.

Liliana Marín

Vida Agro conoció que en el municipio Pampanito, específicamente en el sector Butaque, los ganaderos constantemente viven en zozobra, preguntándose si serán los próximos a los que les robarán sus reses. Desde el año pasado alegan que “las bandas organizadas vienen en las noches y nos despojan de algunas cabezas de ganado”.

El ganadero Guillermo Castellanos, quien tiene más de 19 años dedicado a esta actividad, asegura que “debido a la inseguridad a la que estamos sometidos, actualmente solo cuento con 12 cabezas de ganado”.

A mitad del año pasado, Castellanos fue víctima de un robo en el cual perdió una novilla y tres cochinos. Manifiesta que “con la situación económica tan fuerte que atraviesa el país no es fácil reponerse de un robo”.

Los ganaderos de Butaque afirman que constantemente son víctimas de ataques. El mes pasado contabilizaron más de 10 robos de animales.

Por su parte, el productor Castellanos afirma que “los delincuentes realizan sus fechorías en la noche, seguramente sedan a los animales, porque nosotros no escuchamos ningún ruido”.

Para el ganadero José Peréz, la inseguridad se hace presente en esta zona y cada vez es más frecuente que a los productores le despojen de sus animales. “Producir carne o leche en estas circunstancias no es fácil, a menudo somos víctimas del hampa”, aclaró.

El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), Carlos Odoardo Albornoz, informó recientemente, a través de su cuenta de Twitter que, en el estado Anzoátegui en una finca se llevaron 16 cabezas de ganado y 9 las dejaron tiradas. Reporta más de 28 invasiones y robos  a fincas en 65 días.

El ganadero Juan Gudiño afiema que el Gobierno no les ofrece garantía de “nada, nosotros constantemente somos víctimas del hampa y nadie hace nada, nosotros no podemos actuar contra los delincuentes”.

Gudiño tiene destinada dos hectáreas de su finca a la ganadería desde hace más de 10 años y actualmente el productor tiene 50 reses que piensa vender por miedo a que lo vuelvan a robar, como sucedió a principios de este año, cuando perdió más de 10 cabezas de ganado.

Los ganaderos siguen aportando

A pesar de los constantes robos de los que son víctimas los ganaderos en Butaque, la mayoría continúa apostando por aportar algo a la producción regional.

Hay quienes se dedican a vender sus reses a intermediarios para que sean trasladadas al matadero. Mientras que otros ganaderos como Castellanos, se dedican a ordeñar sus vacas, bien temprano, para luego vender unos cuantos litros de leche y hasta queso que él mismo prepara.

El kilo queso en una charcutería actualmente en este municipio ronda entre un millón 600 mil y un millón 800 mil. Sin embargo, los productores de esta zona lo venden en un millón. Castellanos señala que “nosotros lo vendemos a buen precio, somos productores y no queremos desangrar al pueblo”.

Por otra parte, el litro de leche pura en Butaque se encuentra entre 80 mil y 100 mil bolívares, mientras que en los establecimientos puede llegar a costar hasta 200 mil y 300 mil bolívares.

Los robos de reses en Butaque no les quitan el espíritu trabajador de estos ganaderos, “todos los días nos levantamos bien temprano con ganas de aportar más a nuestro municipio, además esperamos que los robos de cabezas de ganado cesen”, expresaron esperanzados los ganaderos de la zona.

 

Share

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

One thought on “Ganaderos trujillanos no escapan a los robos de reses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.