FAO se retracta y reconoce crisis alimentaria en Venezuela

En su Reporte Global de Crisis Alimentarias 2017, la FAO señala que el “empeoramiento de la situación económica en Venezuela puede causar una fuerte escasez de bienes de consumo, incluyendo comida y medicina. Por tanto, la seguridad alimentaria necesita ser monitoreada”.

Redacción Vida Agro

Con esta afirmación, la FAO se retracta y finalmente reconoce la crisis alimentaria en Venezuela. 

Este planteamiento del organismo contrasta con su posición anterior: ha otorgado a Venezuela dos premios por la “reducción de la pobreza y el hambre”.

En 2015, Graziano Da Silva, director general de FAO en América Latina, entregó a Nicolás Maduro un reconocimiento por haber disminuido el hambre y la pobreza.

Sin embargo, la organización apunta que carece de datos confiables y actuales sobre la situación del país.

La FAO estudió a 48 países, de los cuales 22 afrontan graves crisis alimentarias este año, por lo que advierte que se debe extremar la vigilancia y actuar para prevenir nuevas hambrunas.

El informe también afirma que se necesitan más fondos para estudiar países donde no se tienen datos recientes suficientes o hay discrepancias entre organizaciones sobre el nivel de inseguridad alimentaria, como son los casos de Venezuela, Corea del Norte, Eritrea y Pakistán.

Recomendamos leer: Comunicado: Informe de la FAO omitió información sobre la crisis alimentaria en Venezuela

El pasado mes de febrero, seis organizaciones venezolanas emitieron un comunicado en respuesta al reciente informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), sobre el panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe en 2016, en el que “omitieron información importante, real y verídica, sobre la situación alimentaria de Venezuela”.

Venezuela afronta una grave crisis, que está lejos de aliviarse. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe indicó este lunes que la economía del país caerá 7,2%, que coincide con la proyección publicada la semana pasada por el Fondo Monetario Internacional, que calculó una contracción del producto interno bruto de 7,1%.

“La grave crisis humanitaria que está en curso se ve complicada por el empeoramiento de la pobreza, el colapso del sistema de salud, crecientes preocupaciones en materia de seguridad y un éxodo cada vez mayor de gente a países vecinos”, señaló el FMI.

Leer también: Carta abierta de Carlos Machado Allison a la FAO

Share