Estos son los 4 alimentos que conforman la dieta actual del venezolano

Según el estudio Encovi 2016, el consumo de hortalizas y tubérculos desplazaron el consumo de carne, pollo y pescado, mientras que los granos o leguminosas, huevos y lácteos desaparecieron del plato criollo.

Sirlene Araujo / @sirle10

Ante la escasez y desabastecimiento fuera de control, una inflación galopante que origina altos precios de los productos, aunado a la merma en la producción agrícola en el país y problemas de corrupción en las redes de alimentos del Estado, los hábitos de consumo del venezolano se han trastocado de tal manera que su dieta predominan cuatro tipos de alimentos: harinas, arroz, tubérculos y hortalizas, de los 20 que debe consumir una persona para considerar que tiene una dieta adecuada.

Así lo reveló la Encuesta sobre Condiciones de Vida de los Venezolanos (Encovi2016), divulgada el pasado viernes 17 de febrero, realizada por las Universidad Central de Venezuela (Ucab), la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y la Fundación Bengoa, y en la que entrevistaron 6.500 familias en 23 ciudades del país.

Según el estudio, el consumo de hortalizas y tubérculos desplazaron el consumo de carne, pollo y pescado, mientras que los granos o leguminosas, huevos y lácteos desaparecieron del plato criollo.

La doctora Marianela Herrera Cuenca, directora del estudio, señaló que la encuesta realizada “muestra la desaparición de los huevos y la leche de la mesa de los venezolanos y muestra claramente la incorporación de los tubérculos (ñame, yuca etcétera) dentro del patrón de intención de compra del venezolano”.

Esta encuesta también confirma que la población venezolana lo que más consume es harina de maíz (84%), arroz (71%), y pan (69,7%). Datos que coinciden con la tendencia de la última década registrada por el Instituto Nacional de Estadísticas, órgano que dejó de difundir las cifras de consumo de alimentos hasta noviembre de 2014.

Leer también: Lo que más se come en Venezuela

“Hay un cambio en el patrón de 2014 (cuando comenzó a  aplicarse la encuesta Encovi) en los hábitos alimenticios. Antes el venezolano consumía primordialmente arroz, panes y pastas; ahora son tubérculos. En los estudios cualitativos observamos madres que dicen que alimentaron a sus hijos solo con plátanos o auyamas para satisfacer las necesidades de alimentación”, agrega Herrera.

 

El consumo de grasas bajo en un 32% entre el 2015 y 2016. Asimismo, el informe indica que aproximadamente 9,6 millones de venezolanos ingieren 2 o menos comidas al día y que un  93% de los hogares no les alcanza el ingreso para comer, “lo que indica la presencia de la inseguridad alimentaria en la vida del venezolano”, precisa la doctora Maritza Landaeta-Jiménez, directora de la encuesta, miembro del Observatorio Venezolano de la Salud (OVS) y de la Fundación Bengoa.

De acuerdo con Encovi, el 82% de los hogares del país se ha sumido en el empobrecimiento, mientras que solo 18% se salva de las categorías de pobreza extrema ni pobreza reciente, lo que hace de Venezuela, según los investigadores, el país con más pobreza en América Latina, por encima de Haití.

El estudio revela además, que el 73% de los venezolanos entrevistados perdieron en promedio 8 kilos de peso en 2016, y el 23,8% de la población estudiada dijo que sus comidas son monótonas.

“Que aumente la desigualdad, que los más necesitados no tengan acceso a la harina de maíz que se usó para combatir la anemia, y que 63% de niños en hogares pobres la tengan, es imperdonable en este país”, enfatizó Landaeta-Jiménez.

Alternativas

En esta coyuntura de crisis alimentaria, la nutricionista Daniela Aguilar recomienda  para la comida de los niños, “agregar zanahoria, remolacha, pimentón o espinaca a la masa de la arepa, así se incorpora vegetales en el desayuno de los niños”. Precisa que seis cucharadas rasas de harina de maíz “es la cantidad que se necesita para preparar una arepa que equivale a dos rebanadas de pan”.

Otra opción son las morcillas, que son más económicas que la carne de res, y contienen grandes cantidades de hierro, esencial para prevenir la anemia. “Se pueden comer una vez a la semana”.

También la doctora Bethania Blanco sugirió preparar tortilla de huevos con vegetales en vez de jamón y queso, son más económicas, además tienen menos grasa y menos calorías. “A los clásicos huevos revueltos añádales vegetales, entre ellos, espinacas. Al añadir vegetales a su clásica tortilla necesitará menos huevos para la misma cantidad de personas”.

 

 

Share