ESPECIAL | Flora de Venezuela: El Samán, símbolo de Aragua y testigo de la historia de Venezuela

El Samán es el árbol emblemático, símbolo del estado Aragua y testigo de la historia de Venezuela.

Redacción Vida Agro

No hay duda que para el estado Aragua el SAMÁN (Pithecellobium saman) es el árbol característico y más arraigado, no solo en sus fértiles valles, sino también en la historia de su pueblo. Ningún árbol venezolano está tan compenetrado con el devenir histórico del país como el samán. Si el Araguaney es la geografía patria, el samán es parte de su historia.

El área natural de este árbol, de 20 a 30 metros de alto,  se extiende desde México (Yucatán) hasta Perú, Bolivia y Brasil. En #Venezuela está ampliamente distribuido, siendo típico en tierras bajas y cálidas de los estados Aragua y Carabobo donde cubren grandes extensiones de tierra, particularmente en los potreros, brindando sombra y alimento al ganado.

En Venezuela se consigue desde el nivel del mar hasta los 1.500 metros de altitud. Los campesinos de Carabobo  -decía el botánico Henri Pittier- distinguen, por el color de la madera, dos tipos de samán: el negro y el amarillo, “pero no parece que se trate de especies diferentes”.

 

En los estados centrales a veces se le observa en solitario, levantándose soberbio frente a la línea del horizonte, otras veces se desarrolla en vasta agrupaciones  que unen sus copas entre sí  formando inmensas bóvedas vegetales.

En los días que precede a la temporada de lluvias, la copa de estos colosos vegetales que se asemeja a un gigantesco paraguas, se cubre de una abundante floración que decora el espeso ramaje con incontables flores de un color rosado-blancuzco. En sus hojas se condensa, durante la noche, cantidad de humedad que con los primeros rayos matinales se precipita en tenues gotas de lluvia, de allí el nombre de Árbol de lluvia, con el cual es conocido en algunos países (en inglés raintree y en francés arbre á pluie).

 El SAMÁN (vocablo indígena) se ha hecho célebre en la historia venezolana, tal es el caso del Samán de Güere, cerca de Maracay, y el Samán de Catuche, cerca del río del mismo nombre en Caracas, no lejos del Panteón Nacional, que acobijó a Bolívar durante sus años estudiantiles.

El primero, Samán de Güere, hoy desaparecido, alcanzó dimensiones majestuosas. Según cuenta el gran naturalista Alejandro Humbolt, “su copa  medía unos 576 pies cúbicos, su tronco  tenía 60 pies de altura y su diámetro 9 pies”. A esto, el también naturalista Agustín Codazzi agregó: “A su sombras podía fácilmente descansar un batallón en columna.

Entre las causas que precipitaron su muerte, al igual que muchos samanes hermanos o hijos de este monumento natural, se cuenta el descenso del nivel freático de todos aquellos valles aragüeños y carabobeños, a consecuencia de la proliferación de pozos para abastecer de agua a la multiplicidad de industrias allí establecidas.

Así que a cuidar y a sembrar más samanes.

Fuente: Jesús Hoyos (1985). Flora Emblemática de Venezuela

Lee también: 

ESPECIAL | Flora de Venezuela: Caucho Hevea, el árbol emblemático del estado Amazonas 

ESPECIAL | Flora de Venezuela: El Cereipo es el símbolo floral del estado Anzoátegui

ESPECIAL | Flora de Venezuela: El Merecure, el árbol emblemático del estado Apure

Share