El mamón es un fruto autóctono de Venezuela

 

El mamón es rico en hierro, fósforo, calcio, taninos, ácido ascórbico, caroteno… y es ¡nuestro!. Es un fruto  originario de Venezuela. La temporada de la fruta oscila entre los meses de marzo y agosto.

Redacción Vida Agro

El mamón se ubica entre las 8 frutas más exóticas del planeta, junto a la pitahaya, el kinoto, el carambolo, el rambután, la garcinia mangostana, el onoto y la mano de Buda, según resalta Edén Valera en un especial para el diario Universal.

Los investigadores venezolanos Hilda C. Pérez , Manuel Gómez y Josefina Vila señalan que el mamón (Melicoccus bijugatus) “es un frutal perteneciente ala familia Sapindaceae. Es originario de América Tropical y según Morton (1987) y Hoyos (1994), se ha cultivado y naturalizado a través de Centro y Sur América así
como en las Antillas. En Venezuela, según Avilán et al. (1989), se encuentra hasta los mil metros sobre el nivel del mar. Abunda en la zona cálida y se cultiva de
manera semi-silvestre”.

En su investigación titulada CARACTERÍSTICAS FÍSICAS DE FRUTOS DE MAMÓN (Melicoccus bijugatus Jacq.) SEGÚN SU UBICACIÓN EN EL ÁRBOL Y EL ALMACENAMIENTO, los investigadores precisan que “la estacionalidad de la producción y su perecibilidad constituyen una importante limitante para incrementar el consumo fresco de esta fruta tropical, cuya disponibilidad es de un período anual de poca duración.

Entre sus usos, además de comerlo directamente, destaca en el Diccionario de cocina venezolana de  Rafael Cartay Angulo, su empleo para la elaboración de dulces, refrescos, licores y “hay unos que comen su semilla tostada”.

Hilda Pérez resalta que la pulpa de mamoncillo tiene un alto contenido de riboflavina, tiamina, niacina, ácido ascórbico y minerales calcio, fósforo y hierro, así como un alto contenido de carbohidratos, azúcares y fenoles.

Share