El limón Persa o lima Tahití, el más cultivado y exportado en Venezuela

El limón Persa o lima Tahití es muy cultivado en el país, y es uno de los más solicitados para la exportación. De hecho, Venezuela se ubicó en la década de los años 90 como el tercer productor y exportador de limón Tahití en la región, después de México y Brasil.

S. Araujo/ Vida Agro

Según conoció Vida Agro, aún se sigue exportando el limón Persa desde Monagas y desde Maracay y centro de país (los principales productores), a islas del Caribe y Europa, lo que ha provocado que hoy en el mercado interno no se consigan, situación que debería corregirse, pues la exportación se autoriza siempre y cuando el mercado interno sea abastecido y haya excedentes.

Este limón es una variedad que tiende a confundirse por el tamaño del fruto con el limón francés y el limón volkameriano. El limón persa tiene el mismo sabor y grado de acidez que el limón criollo venezolano, explica el ingeniero agrónomo valerano Jairo Bracamonte.

El ingeniero Fernando Hernández, de agro-tecnologíatropical.com, señala que “en el Oriente venezolano se ha logrado con éxito el cultivo de limón en suelos arenosos de la Mesa de Guanipa, donde a pesar de las altas precipitaciones, no se desarrolla la gonmosis por el excelente drenaje del suelo. Bajo estas condiciones la limitante es por alta acidez y baja fertilidad, que hacen obligatorio el encalado y enmiendas con materia orgánica”.

Los investigadores Jesús Aular y María Casares, en su artículo Consideraciones sobre la producción de frutas en Venezuela, señalan que la exportación de frutas venezolanas se ha reducido en los últimos años y se concentra en mango, naranja y lima Tahití. Los principales destinos son Colombia, Europa, Norteamérica y las islas del Caribe.

La Unión Europea es un gran importador de esta fruta, siendo Francia, Inglaterra y Holanda los principales consumidores. En Asia, el Japón es un gran importador, como también los Estados Unidos y Canadá (en América), son los principales importadores. En cuanto a los países productores están: México, la India, Argentina, España, E. U., Irán, Italia, Brasil, Turquia, Sudáfrica, Venezuela, Rep. Dominicana, Guatemala, etc.. México es el mayor productor de limón persa del mundo y también el mayor exportador. La mayor parte de sus exportaciones las realiza hacia los E. U., al Japón y demás países importadores.

Cultivo

El ingeniero Bracamonte en su blog el agrónomo valerano, explica que “después del cultivo de la lechosa, el aguacate y el limón persa, son los frutales que recomiendo con los ojos cerrados a los agricultores que quieran iniciarse en el mundo frutícola, por ser cultivos altamente rentables”.

“En términos generales las labores de preparación de tierra, abonamiento y fumigación, no difieren de las recomendadas para el cultivo de la lechosa. Las diferencias significativas están en la distancia de siembra mínima que para el caso del limón Persa es de 5 mts x 5mts para una población por ha de 400 plantas. Las plantas deben ser adquiridas en viveros frutícolas especializados”, explica Bracamonte.

Otra labor importante para el cultivo, acota el ingeniero, “es la eliminación de brotes o retoños del patrón que puedan competir con el injerto, es necesario colocar una vara de tutor para darle estabilidad y firmeza”.

“Aproximadamente cuando la rama del injerto alcance 50 cms de largo se procede a realizar la primera poda de formación, cortando con una tijera limpia y desinfectada los últimos 10 cms del cogollo o parte terminal de la rama. Anualmente hay que realizar las labores de reabono, fumigación y control de malezas, igualmente las podas de limpieza eliminando las ramas dañadas y aquellas que se desarrollen en ángulos mayor de 45 grados, sellar las heridas de los cortes con alquitrán vegetal o rociar con el producto recomendado para fumigar”, indica el ingeniero.

Bracamonte señala que “generalmente los frutales injertados comienzan a producir comercialmente a los 3 o 4 años de sembrados, un factor importante a tomar en cuenta es el punto óptimo de cosecha, sobre todo para el limón Persa, lo más conveniente es cosecharlo pintón pero que la corteza se unda al presionarla con el dedo. Las plagas y enfermedades más comunes para ambos cultivos son escamas, afidos, gusanos defoliadores, manchas en las hojas provocadas por hongos que fácilmente se controlan con fumigaciones periódicas de la mezcla recomendada para el cultivo de lechosa.

El ingeniero agrónomo Hernández manifiesta que “entre los citricultores es de común acuerdo que el cultivo de limón es una plantación de cuanto mucho diez años, ya que se considera que en ese lapso de tiempo se acaba el cultivo, cuando la realidad es que la gonmosis es la que acaba el cultivo y si se controla efectivamente esta enfermedad el cultivo de limón puede durar tanto como otras cítricas”.

“El limón persa se cosecha en forma ideal cuando está verde hecho y no ha empezado a madurar. En este punto el contenido de jugo es óptimo y tiene una buena acidez. Si se deja pasar más tiempo  la fruta madurará y la acidez del fruto se pierde, los mercados no aceptan lima persa con la corteza amarilla”, explica.

Hernández destaca que “en nuestro programa de asistencia técnica mostramos al agricultor el mejor momento de cosechar la fruta cuando esta deja de tener la corteza rugosa y esta pasa a ser lisa, a los obreros en tono jocoso les indicamos que queremos frutas sin celulitis haciendo alusión a las piernas de las mujeres cuando tienen la piel con esa anomalía”.

“La hora de cosechar la fruta es muy importante, la cual sólo se puede hacer después de que el rocío de la mañana se ha disipado, motivado que al cosechar la fruta mojada se desarrolla Phythophthora en la superficie de la fruta y esta pierde valor comercial. Si los días son lluviosos no recomendamos cosechar al limón persa”, recomendó el ingeniero.

Agregó que “la vida postcosecha del limón con control de humedad (70%) y temperatura (4 °C) puede superar los quince días, pero si se coloca al medio ambiente se deshidratará la corteza y perderá atractivo visual al cliente a pesar de mantener su contenido y calidad del jugo intacto”.

Share