Crisis alimentaria: Muere niña de 2 años en Monagas tras consumir yuca amarga. Es la víctima 33 en el país

Una niña de dos años murió tras consumir yuca amarga en el estado Monagas el pasado lunes 2 de octubre, lo que representa el sexto caso de muerte en lo que va de año en la entidad y el número 33 en todo el país desde agosto del 2016.

Redacción Vida Agro

La niña fue identificada como Mariángela Josefina Salazar, quien vivía en un sector humilde en Temblador, a sur del estado Monagas. La niña murió cuando se comió un casabe hecho por sus padres con el tubérculo, según el informe forense, publicó el diario La Verdad de Monagas.

En la entidad, el caso anterior de muerte por yuca amarga ocurrió el pasado 12 de julio de este año, cuando una niña de meses murió también por consumir casabe hecho con el tubérculo de forma casera por sus padres. La menor vivía en el sector La Puente, en la parroquia Los Godos.

El profesor y exdecano de la Facultad de Agronomía de LUZ, Werner Gutiédrrez explicó en una columna especial para Vida Agro dedicada a la yuca amarga que “las consecuencias de ingerir raíz de yuca con altos contenidos de estas sustancias dependerán de la dosis, la frecuencia de su ingestión, así como el estado nutricional del individuo”.

Diversos estudios sugieren que existe una relación directa entre las deficiencias de proteína en el organismo y el envenenamiento producido por la ingesta de yuca amarga. El cuerpo humano detoxifica el cianuro a través de su eliminación por medio de la orina, proceso en el cual interviene la enzima rodanasa, producto de la reacción entre el azufre orgánico de la proteína alimenticia y el cianuro libre de la yuca.

“Esto parece explicar el por qué los casos de intoxicación y muerte presentados en nuestro país por ingesta de yuca amarga, estén más focalizados en poblaciones de bajos recursos económicos, sometidas a baja ingesta de alimentos, principalmente proteínas”.

En este sentido, para evitar cualquier intoxicación alimentaria es conveniente que la raíz de yuca esté procesada para ser ingerida con seguridad, por lo que debe cocinarse antes de su consumo, como tradicionalmente ocurre dentro de nuestros hogares.

“Aun cuando lo aconsejable es no adquirir yuca amarga para consumo, si por necesidad una persona se ve obligada a hacerlo, lo recomendable para eliminar la toxicidad de la misma, es hirviendo las raíces varias veces, teniendo la precaución de deshacerse del agua, y cambiarla por agua fresca, repitiendo este procedimiento por lo menos tres o cuatro veces”, explica el profesor.

Recomendado:

Sepa la diferencia entre la yuca amarga y la dulce

Imprecisiones y falsedades sobre la yuca amarga

Cómo reconocer la yuca amarga, por Werner Gutiérrez

 

Share