Conozca el proceso de la sal, un producto 100% hecho en Venezuela

La empresa zuliana Industrias Salineras, C.A. (Indusalca), que cubre el occidente del país, abrió sus puertas a Vida Agro para conocer cómo es el proceso de la sal, desde su extracción hasta su empaque.

Sirlene Araujo
Fotografías: Cortesía Indusalca/ S. Araujo

Mucho de lo que está a nuestro alrededor, desde la comida que consumimos, hasta los jabones, ropa, los insumos plásticos, hasta el petróleo, requiere de sal, de esa sustancia cristalina y blanca, soluble en agua, que a simple vista puede ser considerada como un condimento más, pero en realidad es un indicador de la economía de un país.

Entre más producción y consumo de sal tenga una nación, más industrializado será. En la antigüedad, la sal fue incluso un tipo de moneda que marcó eventos históricos y hoy día sigue moviendo la economía en el mundo.

La sal es la única “piedra” mineral no metálica comestible por el hombre y probablemente sea el condimento más antiguo. El poder conservante de la sal ha sido esencial en el desarrollo de la humanidad.

Se estima que esta “piedra” grano tiene unas 14 mil aplicaciones y usos. Principalmente se utiliza en el sector alimentario  (humano y para animales), en el sector industrial petroquímico y petrolero, y en otras partes del mundo se emplea en el control de hielo en carreteras.

A escala mundial, según la Asociación Mexicana de Industrias Salineras (Amisac), el mayor destino del producto lo ocupa la industria química, que consume casi el 60%  de la producción global. De este porcentaje, las  plantas de cloro-soda del ramo de la petroquímica, consumen cerca del 40%.

Con respecto a los mayores productores mundiales de sal, de acuerdo con cifras de la Amisac, Estados Unidos lidera el continente americano con 44,1 millones, seguido de México con 10,2 millones de toneladas. El mayor productor mundial es China con 71 millones de toneladas.

La empresa zuliana Industrias Salineras, C.A. (Indusalca) con 48 años en el mercado cubriendo el occidente del país, ubicada en la avenida Los Haticos, Maracaibo, abrió sus puertas a Vida Agro para conocer cómo es el proceso de la sal, desde su extracción hasta su empaque.

El presidente ejecutivo de Indusalca, Francisco Juaristi, destacó que “hay muchas manos detrás de un paquete de sal, desde el chofer del camión que nos trae la sal a  la refinería,  pasando por todas las personas especializadas necesarias  para operar las plantas, todos el equipo de mantenimiento de las maquinarias, hasta las empresas metalmecánica que fabrican los equipos  con sello venezolano que requerimos, los proveedores confiables de tornillería, de rodamientos, de plásticos y empaques, de  las máquinas envasadoras. Hay  un gran talento humano detrás. Todos formamos parte de un paquete de sal, un producto orgullosamente hecho en Venezuela”.

En el país, actualmente,  de las tres salinas que existen y están autorizadas por el Ejecutivo nacional (Araya en Sucre, Las Cumaraguas en Falcón y Los Olivitos en Zulia), solo una, la zuliana, ubicada en la Ciénaga Los Olivitos en Ancón de Iturre, en el municipio Miranda, es la líder en producción y es la que está abasteciendo el consumo nacional.

Las salinas en Los Olivitos generan aproximadamente unas 650 mil toneladas de sal al año, lo que constituye alrededor del 60% de la demanda nacional. La mayor parte de la producción va destinada a la industria petroquímica Pequiven.

indusalca sal

Sobre el proceso de extracción, en nuestro país la sal proviene del mar, que por naturaleza tiene  3% de cloruro de sodio, que es la sal común. En otros países es extraída de manantiales o de la roca mineral denominada halita.

El proceso inicia con la extracción del agua de mar a través de  tuberías y bombas que la conducen hasta la salinera en Los Olivitos. Se bombea agua y se disuelve con los minerales extrayendo una especie de lodo-salmuera que luego se deseca por evaporación solar. Cuando la salmuera alcanza su punto de saturación da inicio la cristalización del cloruro de sodio, es decir, se van formando las montañas de sal.

indusalca

El gerente de Calidad de Indusalca, Edgar Rodríguez, explicó el momento adecuado para la extracción.

“A unos 23 grados baume es cuando se debe extraer la sal, si pasa más de 25 grados se debe reprocesar porque pierde pureza. La pureza de la sal bruta que nos llega es de 92%, somos la única refinería del país capaz de procesar sales brutas de muy baja calidad y producir sales recristalizadas de purezas de más de 99,85% de sodio. Aquí manejamos una pureza de más de 99,85% una vez procesada, tanto molida como recristalizada al vacío”.

Luego que ya está cristalizada, la sal es cosechada en forma mecanizada y es transportada a la planta de hidrolavado, donde se le retira parte de los minerales no deseados y los materiales insolubles para luego ser apilada y transportada  hacia las plantes de molienda y refinerías.

Proceso, paso a paso

Una vez que llega la materia prima a la planta desde la salinera, el primer paso, precisó Rodríguez, es hacerle un análisis para garantizar su pureza.

indusalcaplanta

sal-pruebas

La materia prima en bruto, así como la del producto terminado y las muestras durante el proceso, (como la salmuera),  son sometidas a análisis físicos, químicos y sensoriales (color, olor y sabor, textura) para garantizar la pureza y la inocuidad del producto. “La sal debe ser inodora, tener un sabor salado característico y de color blanco una vez procesada”, sostuvo el gerente de Calidad de Indusalca.

Detalló que las pruebas que se le hacen son las de calcio, magnesio, sulfato,  cloruro de sodio, pureza, humedad, materia insoluble, y granulometría  (sal fina, extrafina o gruesa).

“La sal de la empresa cumple con la norma Covenin 179 de 1995, es decir, que contiene yodo y flúor”, resaltó el experto salinero.

Entre 40 y 70 miligramos de yodo por kilo de sal y entre 60 y 90 miligramos de flúor por kilo de sal es lo que dicta la norma. El yodo se emplea para prevenir enfermedades locales, como el bocio, y el flúor para prevenir la caries.

Agregó que “acá nos traen dos tipo de sal: una tipo A y otra Premium (que pasa previamente por un proceso de lavado) que es la utilizada para la molienda y destinada al consumo alimenticio”.

indusalcaplanta

Somos los únicos en el sector  que cumplimos con las norma de molienda en húmedo y de recristalizada al vacío, lo que convierte a nuestras sales  una de las mejores del país. Monte Blanco (sal recristalizada al vacío), Cruz de Oro (sal molida en húmedo)  y El Cóndor (sal de grano regular para parrilla) son sales de alta calidad”, destacó el especialista salinero.

El gerente de Calidad de Indusalca  explicó que  “en el proceso de molienda partimos del estado sólido, se mantiene sólido, pero se le inyecta unos flujos, para hacer unos lavados con salmuera. Se le llama húmedo porque se le hace un lavado. En la recristalización al vacío partimos del estado sólido, lo volvemos líquido, en este estado le podemos quitar todas las impurezas y sedimentos, como piedras (por naturaleza siempre viene con impurezas),  y luego lo llevamos a sólido de nuevo”.

Este proceso inicia al depositar la sal bruta “en unos tanques en donde se disuelve y se le aplica unos aditivos para eliminar el exceso de calcio y magnesio que trae y para clarificarla. De allí, la salmuera va pasando por cascada, y filtros que recogen los sedimentos  y partículas”.

Una vez en el último tanque, el producto se envía por medio de una bomba a un filtro de cerámica. Después, pasa a los tres evaporadores,  en donde se cristaliza la sal. Luego, los cristales caen a un tanque de papilla o un recolector, por medio de  tres surtidores.

El próximo paso es bombear los cristales a un tanque espesador y luego a la centrífuga.

En este punto, en la centrífuga, se elimina una parte del agua, la humedad residual y se le agrega el yodo, el flúor. Allí, el secador de lecho de fluido en el que entran unas corrientes de aire caliente, seca la sal, hasta llegar a una humedad de 0,3%, que es lo que exige la norma.  Una vez que se hace el secado pasa a un sinfín, y luego a un elevador de cangilones.

Sigue a un separador magnético que termina de separar las partículas que haya quedado hasta llegar a los silos para su posterior ensacado y empaque”.

El silo número 1 es para sal industrial, dirigida a la industria alimenticia, en presentación de 25 kilos y 1.000 kilos.

Y el silo número 2 es para la sal de uso familiar, en presentación de medio kilo y un kilo.

Finalmente, el producto 100% venezolano es empacado para su distribución en la región zuliana y gran parte del occidente del país.

indusalcaempaque

¿Cómo saber cuándo una sal es buena?

El experto salinero sostuvo que el grano fino o grueso no determina que la sal sea mejor. “¿Qué es lo que influye para que una sal sea mejor que otra?. Bueno, para saber cuándo una sal es buena, le hacemos una prueba de solubilidad. Se toma un kilo de sal y se disuelve en cuatro litros de agua. Una vez disuelto,  le hacemos la prueba de la turbidez y eso nos va a indicar las impurezas, las partículas en suspensión que puede haber. Y esto nos da la transparencia, lo cristalino que puede ser la sal en agua”.

“Mucha gente dice que sal es sal; pero todas las sales no son iguales. Por eso yo siempre invito a que compren nuestra sal: la Monte Blanco o Cruz de Oro y las comparen con otras marcas, haciendo una simple prueba: en un vaso de agua se le agrega una cucharadita de sal, se disuelve y verá la apariencia de nuestra sal, en comparación con la de otras marcas. Ahí se dará cuenta cuál debes consumir y cuál no”.

Sobre la sal de grano grueso, Rodríguez explicó que “la sal gruesa es usada en parrillas, como nuestra sal El Cóndor. Este tipo de grano es el indicado, ya que la carne va a ser salada con el sudor de cada grano, dejándola uniforme en su punto de gusto. Siempre se han hecho preguntas de cuál es el mejor condimento del mundo, y solo hay uno: un buen punto de sal”.

 

 

Share