COLOMBIA: Despachan las primeras piñas a París desde Montes de María

Hace tres años en uno de sus viajes a Europa, el empresario Alfredo Tapia Rizzo vio en un almacén de Barcelona, España, un empaque de piñas que exhibía una señalización: transportado por avión desde Costa Rica. La imagen se fijó en su mente y reconoce que, en un diálogo interior, se dijo: “Yo también traeré algún día mis piñas”.

Redacción Vida Agro

Ese sueño se hizo realidad la noche del pasado jueves 23 de febrero en el aeropuerto Colombia: Despachan las primeras piñas a París desde Montes de Maríade carga del Ernesto Cortissoz en Soledad (Atlántico) cuando su empresa, Montes de María Agrícola (nombre comercial) con domicilio en Barranquilla, envió las primeras 4 toneladas a Bogotá. En la capital tras cumplir requisitos ante las autoridades de control nacional la carga pasó a Madrid, España, y después al destino final París (Francia). “Este martes algún parisino comerá piña fresca cultivada y sacada hace unos cinco días de los Montes de María, Bolívar”, destaca Tapia Rizzo, según publica El Heraldo de Colombia.

La piña Gold, híbrido MD2 oro miel, que es su referencia técnica, se cultiva en más de 100 hectáreas en lo que se conoce como “Rancho Paraíso” en el corregimiento de San José del Playón en Marialabaja (Bolívar).

Después de investigar, estudiar el mercado, sembrar la piña que, en 14 meses produce cosecha; recogerla, hacer pruebas y ensayos con agrónomos expertos en cultivos en Valle del Cauca, donde el país tiene sus mayores cosechas, Tapia Rizzo encontró un camino.

El análisis del agua, el clima, la calidad de los terrenos con unas condiciones técnicas, las combinaciones entre arenosa y arcillosa, el pH e insumos ideales dieron una primera muestra en 2015. En enero de 2016 anunciaron una primera prueba piloto para el exterior y apuntando a un mercado que demandaba frutas frescas.

“El cultivo es muy delicado y las complicaciones enfrentadas han sido por elementos como el fósforo, el agua, el golpe de sol. La piña salía perfecta, pero visualmente se quemaba. Lo que el mercado internacional rechaza. Tiene que verse perfecta. Y por eso se frenó esa prueba piloto”, cuenta su hijo Alfredo José Tapia Villamizar, gerente comercial del grupo de inversiones Rizzo.

Una piña producida en estos territorios cuesta en promedio $600 por kilo, y en Europa puede alcanzar por su comercialización unos 2,30 euros por kilogramo, que multiplicado con una tasa representativa del mercado del viernes 23 de febrero de $3.504, al cambio son unos $7.000.

“Los promedios de precios en el año son mejores afuera. En Colombia los precios no son tan buenos, porque hay mucha oferta de piña en el Valle y Quindío, lo cual hace que haya demasiada oferta y se bajan los precios. Por lo tanto será mejor exportar, y porque a pesar que los precios locales fluctúan en el promedio son mucho mejores. Depende de la calidad y certificación  internacional que entregan los países”, afirma Tapia Rizzo.

Luis Humberto Martínez, gerente del Instituto Nacional Agropecuario (ICA), explica que para la expedición de certificado fitosanitario de exportación, es necesario que el predio, las plantas procesadora, de empaques y la empresa exportadora tengan registro ante el instituto de acuerdo a la resolución 448 de 2016 del ICA. “El ICA nos ha certificado como exportador. Estamos gestionando el Global GAP, certificadora internacional, para entrar a Estados Unidos”, agrega Tapia Rizzo.

El francés Xavier Barnier y su empresa comercializadora Barnier SARL negociaron con Montes de María Agrícola para comenzar las exportaciones por avión hacia París.

En el ICA agregan que puede haber más predios con cultivos de piñas en el Caribe colombiano, pero no están registrados. Y es por ello que la invitación que hacen a sus dueños es que los reporten para tener asesoría.

“En el caso de las exportaciones de frutas fresca de Piña (Ananas comosus), desde Colombia a Francia y otros estados miembros de la Unión Europea no se requiere inspección en el punto de salida por parte del ICA, pero el producto si se somete a controles fitosanitarios por la autoridades fitosanitaria en el país importador para confirmar que se encuentra libre de plagas”, agrega Luis Humberto Martínez.

Xavier Bernier y Alfredo Tapia negociaron por cada 4 toneladas enviadas, el pago de unos 4.000 euros y al mes podrían alcanzar los 2 millones de euros ($7 mil millones). Los costos en aduana, transporte interno, almacenamiento y transporte aéreo superan los 4.000 euros.

Las piñas recorrieron desde los Montes de María hasta el puerto aéreo del Ernesto Cortissoz en Soledad (Atlántico) unos 261 kilómetros para luego ser embarcados a Bogotá. Desde este lunes, estará en las cadenas de almacenes de la capital de Francia, una fruta fresca de calibres 6, 7, y 8, tamaños en los que han sido empacadas y selladas con la marca francesa Santana. “Hoy estamos y abriendo la trocha hacia Europa. Esto permite vislumbrar que sí se puede hacer y motivará a otros empresarios”.

Share