Balance de la ganadería zuliana en 2018: Invasiones e inseguridad desbordada y pérdidas de 60% en leche y carne

Fedecámaras Zulia publicó un balance al cierre de 2018 en el que reafirma la crítica situación económica que enfrentan los sectores productivos de la región, siendo el sector ganadero el más golpeado.

S. Araujo

“La producción ganadera de 2018 marcó la misma tendencia observada durante la última década: una significativa disminución en la producción de leche y sus derivados, y en carne bovina, completando ya una pérdida del 60 % en estos rubros en últimos 10 años, ocasionada por la disminución en el número de unidades de producción activas, aumento de la superficie sub utilizada, y menor tamaño y productividad de los rebaños”, señala el balance del gremio empresarial.

Sobre las causas que han ocasionado esta situación. Fedecámaras sostiene que ” continúan siendo las mismas ya señaladas por el gremio ganadero en los últimos años: escasez de insumos agrícolas, especialmente alimentos balanceados, vacunas y medicamentos para el rebaño; fallas en la distribución de combustibles y lubricantes; limitado acceso a repuestos, equipos y maquinarias; deficiencias en el servicio eléctrico; inseguridad jurídica y personal e incrementos de los costos de producción enmarcados en una política gubernamental de control de precios de la leche y carne, que impide la rentabilidad al sector”.

A continuación el balance completo del sector ganadero zuliano:

“Particularmente la hiperinflación registrada en la economía nacional desde el pasado año y durante estos doce meses, ha tenido una fuerte incidencia, como en el resto de la economía zuliana, sobre la estructura de costos del productor y la agroindustria, con el agravante que para mitigar la escasez de agroinsumos, el ganadero ha debido refugiarse en mayor medida en el mercado informal, adquiriendo los insumos a precios dolarizados, situación que es ignorada por el gobierno al momento de fijar de manera unilateral, el precio de la leche y la carne, generando pérdidas patrimoniales importantes al productor.

La problemática generada por la invasión de fincas, robo masivo de bienes y rebaños, sometimiento del personal de las unidades de producción, presentándose inclusive el asesinato de productores y trabajadores en estas incursiones por parte de estos grupos irregulares armados, ha tenido un significativo incremento en el presente año en la región zuliana.

Tres zonas se han visto particularmente afectadas por bandas organizadas de delincuentes, sin que se observe una acción decidida por parte de los cuerpos de seguridad del estado para detener este flagelo: El municipio Sucre con la invasión de varias unidades de producción; el municipio Baralt con robos, extorsión y perdidas de vida de productores a manos del hampa, y el municipio Machiques de Perijá el cual específicamente en las fincas aledañas a la Zona de Delimitación de Tierras y Hábitats Indígenas se ha registrado la perdida de cerca de 8.000 reses, el desmantelamiento de diversas unidades de producción, y el asesinato de cinco trabajadores en los últimos meses.

La deficiencia en el servicio eléctrico continúa agravándose, presentándose fallas en el suministro en periodos que van desde 24 hasta 96 horas, con consecuencias importantes en la operatividad de los sistemas de riego, salas de ordeño, almacenamiento y procesamiento de leche, y cadena de frio de los frigoríficos y carnicerías de la región.

Se han registrado pérdidas de hasta 100.000 litros de leche semanales por la imposibilidad de ser almacenadas y/o procesadas como la ocurrida en el Municipio Villa del Rosario. La empresa estatal Corpoelec está imposibilitada, por falta de presupuesto, de realizar las reparaciones en las zonas productoras, debiendo ser asumido los costos de materiales, transformadores y mano de obra por el sector ganadero, sin que este esfuerzo sea reconocido por el gobierno.

El funcionamiento de plantas eléctricas para resolver parcialmente las fallas en el servicio eléctrico; la operatividad de la maquinaria agrícola para las labores propias de las unidades de producción, así como el traslado de leche, carne y del ganado, y la movilización de los productores a sus fincas se ha visto afectado de manera significativa en el 2018 ante la constante ausencia de combustibles en prácticamente todos los municipios zulianos. Diversas reuniones se han realizado con el sector oficial, sin que hasta el presente se observen medidas eficientes para resolver este problema.

También durante el 2018 se ha visto agravado la falta de dinero en efectivo en la banca regional lo cual en el sector ganadero tienen un efecto mayor que en el resto de la economía considerando que la mayor población de sus trabajadores no tiene acceso a la banca, generándole la obligación al productor de acceder a través del mercado informal al efectivo necesario para pagarle sus servicios.

Este año, se hicieron presentes nuevas situaciones irregulares en el proceso de sacrificio y comercialización de bovinos. El Gobierno ha intervenido varias salas de matanza, mientras la Gobernación del estado viene actuando fuera de la ley, reteniendo el 30 % de los animales sacrificados a nivel del estado.

Durante algunos meses del año estas acciones generaron importante escasez de carne en los mercados locales y especulación de los precios a nivel del consumidor. Hasta este momento a pesar de las observaciones presentadas por los gremios que conforman la cadena cárnica, se mantiene esta situación, generando un mayor desestimulo al sector ganadero.

Todo este escenario adverso, ignorado por quienes dirigen la política nacional y regional al momento de fijar precio a la carne, leche y sus derivados, así como las medidas de control sobre el proceso productivo y la comercialización, y la ausencia de respuestas para resolver las situaciones críticas mencionadas, colocan al cierre del 2018 al sector ganadero regional en un escenario aún más grave y crítico que el observado al finalizar el año 2017.

EXPECTATIVAS

En vísperas del inicio de un nuevo año, aun cuando desde el sector ganadero se mantiene la convicción de continuar apostando a la producción de carne y leche en la región, es indudable que las expectativas no son las más favorables de continuar la política agrícola – económica bajo los mismos lineamientos que ha marcado el rumbo del sector en la última década.

El gremio ganadero tiene previsto insistir en el 2019 en el fortalecimiento de sus organizaciones como vía indispensable para hacer frente de manera colectiva a las limitaciones impuestas desde el gobierno regional y nacional, y con el propósito de mantenerse activo en la formulación de propuestas a la sociedad venezolana para detener la caída en la producción e iniciar la recuperación del sector. En este sentido existe marcado optimismo ante las gestiones de FEDENAGA con el gobierno brasileño para concretar el programa de vacunación de nuestros rebaños contra la aftosa, como vía para iniciar la comercialización de la carne zuliana en el mercado internacional.

PROPUESTAS

El sector ganadero zuliano como parte fundamental de Fedecámaras Zulia, se suma al llamado de nuestro gremio al Gobierno nacional para la aplicación de políticas macroeconómicas coherentes y asertivas que derroten la hiperinflación, desmontando los controles e intervencionismo exacerbado oficial del mercado, así como la aplicación de estrategias para mejorar el suministro de agroinsumos y combustibles, en los servicios públicos, y control de la inseguridad, como vía para generar confianza al sector empresarial privado, estimulando la producción de alimentos para nuestro pueblo.

El Zulia presenta condiciones edafoclimáticas excepcionales para iniciar la recuperación de la producción de diversos rubros estratégicos en la alimentación del venezolano, y tiene la fortaleza de un gremio agropecuario unido dispuesto como ha demostrado, a construir una política agrícola – económica coherente para reactivar el sector ganadero., pero es necesario que las instancias de gobierno local, regional y nacional abran los escenarios para establecer una relación armoniosa y respetuosa con nuestro gremio.

Share