ARTÍCULO | Colocar un trocito de yuca en la lengua es la prueba más concluyente para identificar la yuca amarga, pero las diferencias aquí indicadas también le ayudarán a reconocerla, por Werner Gutiérrez

Venezuela ha sido nuevamente sacudida ante la lamentable pérdida de vidas humanas generada por la ingesta de yuca amarga. Seis niños y dos adultos perdieron la vida luego que en sus hogares ubicados en la población Las Tejerías, municipio Santos Michelena, del estado Aragua, en el centro del país, fue utilizada por desconocimiento esta raíz tuberosa en la preparación de sus comidas.

Werner Gutiérrez

En los centros hospitalarios de la región en un poco más de 72 horas fueron atendidos veinte intoxicados pertenecientes a un total de cuatro familias.

Los frecuentes reportes de muertes ocurridas en Venezuela atribuidos a la ingesta de yuca amarga se iniciaron en el segundo semestre del año 2016. En informaciones presentadas por los medios de comunicación nacionales, e incluso en algunos diarios internacionales, se reseñó el fallecimiento de al menos 28 personas por la ingesta de yuca amarga dentro de nuestro territorio.

Estas lamentables pérdidas de vidas humanas fueron reportadas entre octubre del 2016 y enero de 2017 en los estados Monagas, Anzoátegui, Lara, Bolívar, Zulia y en Caracas. Ya para octubre del pasado año, las cifras de fallecidos por esta misma causa sobrepasaba las 35 personas. La prensa nacional reseña que en los pocos días transcurridos del 2018, ya 12 personas han muerto luego de ser ingresados a los centros hospitalarios por haber ingerido esta raíz tuberosa.

Debido a la crisis de insumos y equipos en el sistema de salud del país, en la mayoría de los casos reportados es probable que no se hayan realizado las evaluaciones estrictamente apegadas al protocolo científico para certificar las causas de las lamentables muertes. Sin embargo, si ha existido confirmación por parte de familiares del consumo de yuca en las personas ingresadas a los centros hospitalarios y el personal médico especializado que los recibió ha confirmado que las personas fallecidas han presentado los síntomas de intoxicación propios por consumo de esta raíz con altos contenidos de precursores de ácido cianhídrico, elemento tóxico para los humanos.

El proceso de escasez, hiperinflación y especulación de alimentos en Venezuela, lastimosamente continúa aceleradamente en expansión. Por sobre el 80 % de los hogares venezolanos están imposibilitados de adquirir una dieta balanceada, produciéndose principalmente una marcada caída en el consumo de proteína animal, por lo que desde el 2016 su alimentación se ha fundamentado básicamente en cuatro rubros: harinas, arroz, verduras, hortalizas y raíces y tubérculos entre los cuales resalta la yuca. En este sentido, causa especial preocupación la desinformación en la población sobre la yuca amarga, que podría generar temor de consumir esta raíz que se ha convertido en principal sustento de muchos hogares venezolanos.

En un momento como el que estamos padeciendo, con una crisis agroalimentaria sin precedentes, quienes no tienen la competencia profesional para opinar al respecto, considero deben evitar hacer afirmaciones que solo traen mayor confusión. He leído afirmaciones incluso de colegas Ingenieros agrónomos en la prensa local y nacional que están recomendando a la población no consumir yuca “hasta tanto las autoridades aclaren de donde está saliendo la yuca amarga”. Quiénes dan este tipo de declaraciones parecen desconocer que la yuca a nivel mundial después del arroz, trigo y maíz, es el cuarto producto básico más importante, estimándose, que hoy en día ésta raíz es un componente básico en la dieta de más de 1.000 millones de personas.

Consumo de yuca en Venezuela

En el país el consumo promedio de esta raíz tuberosa en la última década estuvo alrededor de los 10 kilogramos por persona por año, no obstante, aun cuando no se tienen datos oficiales al respecto, según los resultados encontrados por ENCOVI, se observa un claro desplazamiento en la dieta del venezolano hacia este tipo de alimentos. Estimo que el consumo debe estar en estos momentos entre 15 a 20 kilogramos por persona por año, dependiendo del estrato socio económico de la población.

La producción de yuca registrada en nuestros campos para el año 2015 según la página web de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (FEDEAGRO) estuvo alrededor de las 455 mil toneladas, no pudiéndose diferenciar de cuanto corresponde a yuca amarga, dedicada a la producción de casabe y almidón, y a yuca dulce, la cual es la empleada en el consumo fresco de la población. Sin embargo, es evidente que la mayor proporción corresponde a yuca dulce, ya que la producción de yuca amarga sólo se circunscribe a los estados orientales, Bolívar y Amazonas.

Aun cuando la yuca no resalta por su alto contenido de proteína, el cual es considerado bajo, representa una fuente importante de energía y de carbohidratos, principalmente del tipo almidón para los venezolanos en estos momentos. Incluso su consumo aporta importantes cantidades de vitaminas y minerales, entre las cuales puedo mencionar potasio, magnesio, vitamina C y vitaminas del complejo B, estas últimas muy importantes en la lucha contra la anemia.

Ante el aumento en la ingesta de yuca por parte de la población estimo que desde mediados del año 2016 existe una demanda insatisfecha de yuca dulce de aproximadamente entre 100 a 150 mil toneladas de esta raíz, ya que hasta el pasado año la demanda interna rondaba las 310 mil toneladas, sin embargo para estos últimos meses la demanda interna debe estar alrededor de las 410 a 450 mil toneladas, lo cual puede ser el elemento detonante para el desvío por parte de personas inescrupulosas de yuca amarga, que como indique es para uso agroindustrial, hacia el consumo fresco.

Gobierno debe activar de inmediato mecanismos de protección

Ante la posibilidad de que personas por desconocimiento, o intencionalmente sin considerar el daño que pueden causar, estén desviando desde el oriente del país yuca amarga para el consumo fresco, el gobierno y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana tienen a través de las guías de movilización de alimentos el mecanismo para detener esta acción irresponsable de un pequeño sector de comerciantes.

Adicionalmente el gobierno nacional está obligado a solicitar el apoyo de la organización mundial de la salud (OMS), organismo que desde el año 1995, ante los casos de intoxicación presentados en países subdesarrollados desarrolló un método de detección de niveles de cianuro en la raíz de yuca y de tiocinato en orina. Estos kits de diagnóstico pueden ser usados fácilmente por personal no especializado, y se convertirían en una excelente alternativa para evitar el perder vidas de venezolanos por intoxicación con yuca amarga

Igualmente el Centro Australiano Internacional para la Investigación Agrícola(ACIAR) ha desarrollado y tiene disponibles varios kits para determinar niveles de toxicidad por glucósidos cianogénicos en raíces y otras partes de la planta de yuca, así como en orina, los cuales son facilitados incluso de manera gratuita a países en vías de desarrollo.

Urge realizar campañas de orientación a la población

Los medios de comunicación social, universidades y colegios profesionales deben incrementar las campañas divulgativas sobre como diferenciar la yuca dulce, de la amarga o brava, recomendando evitar el consumo de esta última. Las instancias de gobierno nacional, regional y municipal deben asumir su responsabilidad e incorporase a esta labor. Igualmente se debe hacer un mayor esfuerzo para alertar los daños sobre la salud que la yuca amarga ocasiona, resaltando el hecho lamentable, que puede ocasionar la pérdida de vidas humanas si no se actúa con responsabilidad.

Diferencias que pueden orientar al consumidor 

Aun cuando externamente las raíces tuberosas de la yuca dulce y amarga son muy similares, lo importante es orientar al consumidor de cómo aprender a diferenciarlas. A continuación se ofrecen ciertas orientaciones las cuales responsablemente debo advertir que ninguna de ellas es concluyente, por lo que sugerimos prestarles atención a todas en conjunto, procurando ser muy cuidadosos al momento de realizar la evaluación.

La yuca amarga es generalmente de concha o cascara más gruesa y de muy difícil desprendimiento.

La yuca dulce al momento de la cocción en agua hirviendo se ablanda a los pocos minutos (normalmente de 15 a 25), mientras que la yuca amarga necesita para ablandarse tres o cuatro veces el tiempo (sobre los 45 minutos) de cocimiento que la dulce.

Finalmente, una de las características que puede ayudar a diferenciar la yuca amarga es que es probable que esté presente un color amarillento en el centro ya una vez cocida. Es importante aclarar que esta coloración de presentarse es únicamente en el centro del cilindro de la raíz, porque existen clones o variedades como la yuca dulce “yema de huevo”, de común siembra en el Sur del Lago de Maracaibo, con muy buenas propiedades organolépticas, que una vez cocida presenta en su totalidad una tonalidad amarillenta.

Una prueba muy eficaz y concluyente es cortar un pequeño trozo de la parte blanca de la raíz cruda (pulpa) y colocárselo en la lengua, si siente sabor amargo, pudiéndose producir incluso adormecimiento focalizado en la lengua, debe obligatoriamente descartar esa yuca para el consumo fresco.

Medidas adicionales que puede tomar

Para su mayor tranquilidad al momento de preparar la cocción de esta raíz tuberosa le recomiendo cortarla en trozos pequeños, y al hervir el agua, retírela y deséchela, agregue agua nuevamente y continúe con la cocción hasta el ablandamiento de la misma. Este procedimiento de repetirlo de tres a cuatro veces le garantiza una mayor seguridad al ingerir este nutritivo alimento.

A los agricultores les recomiendo incrementar superficie de siembras de yuca

Recomiendo a los agricultores venezolanos que continúen incrementando la superficie de siembra de este bondadoso cultivo, no hay perspectivas en lo que resta de año que nos indique que mejorara el poder adquisitivo de los alimentos por parte de nuestro pueblo, ni la correcta suplencia de rubros prioritarios como harina de maíz y arroz,  por lo tanto, se seguirá incrementando la demanda y el consumo de yuca a nivel nacional e igualmente se mantendrán precios atractivos para sus cosechas a nivel del mercado de consumo fresco.

A los consumidores les ratifico, pueden continuar con la ingesta  de yuca en sus hogares, solo pedimos estar atentos a las diferencias indicadas entre la yuca amarga, la cual no debe emplearse para consumo fresco, y la yuca dulce, de consumo habitual en nuestros hogares.

Share