Anzoátegui es el líder productor de maní en Venezuela

En el Oriente se cultiva la mayor producción de maní en Venezuela. En el Tigre, estado Anzoátegui, se ubican las dos principales productoras que surten la demanda local.

Sirlene Araujo
Fotos: Cortesía @jalezone en IG

Darwin Ferrera, de Agrícola La Cumbre, uno de los principales productores de maní en Venezuela, en conversación con Vida Agro destacó que actualmente producen unas 600 o 700 hectáreas de maní al año, casi la mitad de la superficie total cultivada en el país.

 “Estamos invirtiendo maquinaria nueva. Tenemos 1.200 hectáreas entre varios rubros. Solo estamos dos empresas en el sector. El maní es nuestro principal rubro”, precisó.

Señaló que el producto va destinado al consumo local. “La capacidad nos da para atender un grupo, no toda la demanda”.

Ferrera contó que sus fincas tienen más de 45 años. “Yo soy segunda generación. Mi papá inició cuando llegó al país. El maní sostuvo la crisis petrolera en la región. La Mesa de Guanipa son suelos idóneos. Aquí hay la infraestructura para el maní, la vía, todo”.

Retomamos el cultivo en 2004 porque antes hubo una crisis, la de los años  90, y tuvimos que migrar a otros rubros más rentables”, afirmó Darwin.

 

Acotó que hoy la principal limitación que enfrenta para la producción de maní en el país es la maquinaria, “el equipo de cosecha se nos dificulta por el control de cambio, pues es importada y solo se pueden traer de Brasil y EE UU”.

“Producimos maní  para venderlo a las empresas, cosechamos, desconchamos y empacarlo en crudo en sacos, no tostamos el maní”, puntualizó.

Según cifras de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro) en 2014 se obtuvo el mayor volumen de producción con 4.057 toneladas y una superficie de siembra de 1.847 hectáreas. En 2015, hasta donde tiene estadísticas, bajó a 3.701 toneladas. El más alto rendimiento por hectárea del maní que registra Fedeagro es de 3.355 kilos alcanzados en 2006. En 2015 se ubicó en 2.898 kilos por hectárea.

 

El ingeniero agrónomo Jesús Alezones destaca que “el suelo arenoso de la zona de los llanos orientales facilita el manejo y la cosecha de este cultivo de origen suramericano y cuyas vainas crecen bajo tierra. Venezuela tiene un enorme potencial para la producción  de este cultivo”.

Alezones expone que la cosecha de maní “tiene principalmente dos etapas, las fotos describen, la primera, que consiste en una máquina que los extrae del suelo, los hace pasar por un tamiz vibratorio para quitarles la mayor parte de la tierra, y luego voltea la planta para que las raíces y sus legumbres quedes expuestos al sol y se sequen. Una vez hecho esto, otra máquina los recoge y separa al maní o cacahuate”.

Además, del Oriente del país, en el municipio Cocorote del estado Yaracuy también se cultiva el maní. Tal como compartió con Vida Agro el productor  Xavier Barrios  que tiene una pequeña plantación. Destacó que “los requerimientos del cultivo son: suelos arenosos con buen drenaje, debe ser aporcado una vez que aparezca la floración, la cual sucede entre los 30 y 45 días luego de la germinación. El maní es de ciclo corto (3 meses exactos)”, explica.

Barrios destacó que entre los beneficios del maní ayuda a fortalecer la memoria regenerando neuronas disminuyendo así el riesgo de sufrir enfermedades como el alzheimer. Es antioxidante rico en vitamina E, ayuda en la prevención de enfermedades cardíacas, contiene un 25% de su valor nutricional en proteínas.

Origen

El maní es una planta nativa de América del Sur, muy probablemente de Brasil. Hoy se cultiva en todas las regiones tropicales e intertropicales. También se le llama cacahuete, cacahuate, mandubí y en quechuainchís y chokkópe .La primera referencia sobre el maní es del comentarista de América Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, y lo hace de forma despectiva, señalando que “es el alimento de indios y esclavos”. En cambio Fr. Bartolomé de las Casas comentó que: “es tan sabroso que ni las avellanas ni las nueces ni otro fruto seco de Castilla, por sabroso que fuere, se puede comparar con él “, reseña el libro Plantas alimenticias de Venezuela de la Fundación Bigott (1990).

Cacahuete viene del mexicano cacahual, aféresis del azteca tlacahuatl, que significa cacao de tierra. La palabra maní es de origen taíno y también es una contracción de mandibu, de la lengua guaraní, que significa fruto enterrado o sepultado.

Características

El maní es una hierba anual, erecta, que alcanza unos sesenta centímetros de alto. Sus hojas son oblongas, y pubescentes (que presenta su superficie vellosa, cubierta de pelos finos y suaves.) y su tallo también es ligeramente pubescente. Sus flores son amarillas y pequeñas. La legumbre del maní, es un fruto indehiscente (no está preparado para abrirse espontáneamente de forma que puedan salir las semillas) y pequeño que tiene la particularidad de penetrar en el suelo para madurar. La cáscara del fruto es rugosa y de color claro que contiene de una a cuatro semillas oblongas, aceitosas y de color claro, que presentan un tegumento rojizo desprendible. Existen dos variedades: una erecta y una trasera.

Se propagan por semillas. Lo ideal es sembrar con espaciamiento de 30 a 40 cm en surcos separados de 40 a 50 cm. La capacidad de siembra es de 3 a 5 cm colocando 2 semillas en cada mata. Se requieren aproximadamente entre 130 y 200 kg de semilla por hectárea. Se puede sembrar a mano o usando una sembradora de tracción animal o mecánica. Requiere de suelos sueltos y bien drenados, con alto contenido en calcio, (pH superior a 7.0) así como en fósforo y potasio. Las plantas son agotadoras, de tal manera que es necesario fertilizar los cultivos siguientes como parte de una buena práctica de producción, lo cual se debe tener muy en cuenta en la selección de los suelos para su cultivo. En Venezuela se siembra finales de la época de lluvias. Después que la legumbre a penetrado el suelo necesita unos dos meses para madurar y ser cosechada.

 

Share

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.