Alerta en el estado Bolívar por sospecha de casos de fiebre aftosa

Restringida la movilización de ganado bovino desde los municipios El Palmar y Piar, en espera de resultados de los exámenes. Insai se decidió adelantar un mes el primer ciclo de vacunación contra la aftosa que estaba previsto iniciara el 15 de abril.

Redacción Vida Agro

En alerta en el estado Bolívar por sospecha de casos de fiebre aftosa. Dos focos de enfermedades vesiculares se han registrado en lo que va de año en el ganado bovino del estado Bolívar. El primero, hace un mes aproximadamente en la población de El Manteco, municipio Piar y el más reciente, hace dos semanas, en El Palmar, municipio Padre Chien, reportó el diario El Correo del Caroní.

La fiebre aftosa y la estomatitis vesicular son dos enfermedades vesiculares que causan lesiones en el ganado bovino. Hasta ahora, no se ha determinado científicamente cuál de estas sufren las reses enfermas al sur de Bolívar. En ambos casos, autoridades del Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (Insai) han realizado las pruebas y se esperan los resultados en 15 días, informó el presidente de la Asociación de Ganaderos de El Palmar, Héctor Arévalo.

“No es algo masivo, los animales enfermos desde la semana pasada son de una finca de El Palmar (…) Está la alerta, la precaución, y por eso se han tomado medidas como la inmovilización del ganado”, detalló.

Aunque la alerta, realizada hace una semana por ganaderos del sur de Bolívar, indicaba que se trataba de fiebre aftosa, Arévalo sostiene que la sintomatología es similar también a la de la estomatitis vesicular, una enfermedad viral que en la especie bovina produce vesículas, aftas, salivación intensa y merma de la producción, entre otras alteraciones.

Mientras los resultados de los exámenes llegan, informó que en conversaciones con el Insai se decidió adelantar un mes el primer ciclo de vacunación contra la aftosa que estaba previsto iniciara el 15 de abril. Ahora, arrancará el 15 de marzo, gracias a un lote de vacunas en poder del Ejecutivo, agregó.

Además, se restringió la movilización de ganado bovino desde los municipios El Palmar y Piar a otros, “solo hay movilización al matadero más cercano, pero a otros municipios no. Que voy a sacar una gandola de toros a Upata, no está permitido. La medida no es tan radical, al menos se permite por lo menos sacar animales al matadero más cercano, solo a El Palmar y Upata, no a Caroní, es una precaución”, insistió.

Tampoco está permitida la movilización de animales desde Guárico y Apure,“hasta tanto no se descubra el sitio de dónde viene el foco de aftosa”.

Arévalo sostuvo que el déficit de vacunas ha afectado al sector ganadero, además de la carencia de otros insumos y la exorbitante variación de precios en rubros de medicina veterinaria, que son importados en su mayoría.

“Los desparasitantes y las vitaminas son insumos cotidianos y no hay. Antes los comprábamos en las agropecuarias privadas, que eran las que lo traían. Ahora cuestan 10 veces más; un desparasitante cuesta hasta 50 mil bolívares, dependiendo de la marca. Son frascos de 500 cc que duran para un pequeño rebaño”.

Share