Agoniza la producción de arroz y maíz en Venezuela

“Ya no hay tiempo para importar los fertilizantes ni acopiarlos, vamos a perder el ciclo de siembra de maíz de 2019”, advierten productores.

Redacción Vida Agro

El campo de Venezuela vive una verdadera emergencia. La producción de arroz y maíz está agonizando.

El director de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro), Ramón Bolotín, lo viene advirtiendo desde hace rato.

“Alerta roja, peligra siembra de invierno, lluvia de ayer en Portuguesa nos hizo recordar que estamos a un mes del inicio de siembra y que contamos con menos del 10% de los insumos”.

“Solamente para sembrar maíz y arroz en Portuguesa se necesitan 2.400.000 sacos de fertilizantes, eso significa movilizar más de 100 gandolas diarias, incluyendo sábados y domingos. Si el campo no produce la ciudad no come”, denunció Bolotín desde su cuenta Twitter.

Los constantes apagones y fallas eléctricas también acorralan a los agricultores para seguir sembrando y cuidar de sus cosechas.

El presidente de Fedeagro, Aquiles Hopkins, transmitió también en las redes sociales un comentario desolador que le hizo un productor: “Ayer decidimos eliminar un lote de 20 hectáreas de arroz por baja producción y estrés hídrico, no se pudo regar por fallas continuas en la electricidad”.

Mientras tanto, en el campo crece el cementerio de tractores, cosechadoras y sembradoras, por la escasez de repuestos para su mantenimiento.

Esta denuncia la hizo al portal web de noticias Univision, Luis Pérez, director de la Federación Venezolana de Asociaciones Productoras de Arroz (Fevearroz), quien agregó que el gobierno socialista monopolizó la importación de fertilizantes, semillas y herbicidas a través de la compañía Agropatria.

Pérez detalló que la situación es crítica y alarmante de los cuatro estados que producen arroz en Venezuela.

“La superficie sembrada cayó 51%, de 230.000 hectáreas en 2014 a 113.000 hectáreas en 2018. Y la cosecha del arroz con cáscara, que luego procesa la industria, se redujo 64%, de 1.150.000 toneladas a 418.000 toneladas”.

Los productores tienen las esperanzas mermadas. “No sabemos cuándo se puede sembrar, falta muy poco tiempo y no se ha dicho cómo se resuelve el tema de la falta de fertilizantes, los repuestos para la maquinaria, las semillas… En medio de la crisis, la banca ha disminuido al mínimo el financiamiento. Nos exponemos a una caída aún más profunda en la producción de arroz”, lamentó José Luis Pérez.

Share