5 políticas públicas son necesarias para ejecutar el plan de recuperación agrícola de Fedeagro

Ante la compleja situación que atraviesa el país en materia alimentaria, la Confederación Nacional de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro) presentó en su asamblea anual, un plan de recuperación agrícola con el que se podría abastecer la totalidad de la demanda interna en un plazo no mayor a 10 años.

S. Araujo

Sin embargo, para ejecutarlo se necesitan al menos, según lo expuesto en la asamblea, cinco  políticas  públicas que estimulen la producción, como unas políticas cónsonas a la realidad del sector en materia de seguridad económica, jurídica y personal; inversión en tecnología e innovación; leyes y normativas que incentiven la producción; servicios públicos óptimos, y garantías en el abastecimiento pleno de insumos.

En la asamblea anual -en la que fue electa la nueva junta directiva 2017-2019 que estará presidida por el productor guariqueño Aquiles Hopkins-, el presidente saliente de Fedeagro, Antonio Pestana, presentó la propuesta agrícola del gremio, atendiendo las necesidades de 17 estados que dependen de la actividad agropecuaria y “conscientes de que el Gobierno tiene en sus manos las políticas de impulso al sector”.

La Asamblea de Fedeagro se realizó este miércoles 26 de abril en Barquisimeto.

 

El plan de Fedeagro, según detalla la nota de prensa de la confederación,  se basa en “el incremento de ocho rubros agrícolas: maíz blanco y amarillo, sorgo, arroz, caraota, girasol soya, café y caña de azúcar, entre los cuales apenas se sembraron en el último ciclo productivo alrededor de 813.155 hectáreas que solo cubrieron el 27 % del consumo interno, teniéndose que importar 73% de los alimentos que requiere la población venezolana”.

Recomendado: 5 propuestas clave para reimpulsar el agro venezolano

El gremio establece que “en el 2025 se podría cubrir el consumo nacional y en el 2027 generar un excedente para exportación, si se logra elevar la superficie de siembra a 3 millones 390 mil hectáreas e incrementar los rendimientos que, en la actualidad, son inferiores a sus capacidades, por diversos factores que limitan las labores en el campo”.

Pestana mencionó que “en 10 años se podría incrementar la productividad del maíz a 6.200 kilos por hectárea, la de sorgo a 3.300 kilos y la de soya a 2.650 kilos, mientras que en rubros como café –en el cual solamente se abastece 20% de las necesidades internas con producción local- se podría elevar a un 119%, generando un volumen para exportación”.

 “Hoy estamos en 3 mil millones de dólares en importaciones de alimentos y en el 2025 podríamos llegar a cero dólares y a lo sumo de tres años comenzar a exportar alimentos y generar divisas para el país”, sostuvo el presidente saliente de Fedeagro, al destacar que para ello se requiere

“Todos los que producimos bienes y servicios para el país lo que aspiramos es tener las herramientas necesarias para poder cumplir con nuestras funciones. La actividad agropecuaria potencia al resto de la economía y mientras tengamos más agricultura y ganadería tendremos más soberanía y más país”, expresó Pestana.

Lee también: ¿Qué harías si fueras ministro de Agricultura en Venezuela?

 

Share